PASCUA FAMILIAR 2019

Un Pueblo que camina, PASCUA FAMILIAR SOMALO 2019.

El organizar y coordinar una actividad para los jóvenes en salesiano siempre está cargada de una gran responsabilidad para quienes la quieren llevar a cabo.

Nuestra Provincia “San Francisco Javier” de Salesianos Cooperadores, lleva años participando de la Pascua de Somalo (primero Pascua para Jóvenes y unos años después Pascua Familiar para jóvenes adultos, a partir de 18 años, y familias).

Desde hace dos años asumimos el servicio de animar y coordinar el desarrollo de esta Pascua desde nuestra Provincia, y así nació el EQUIPO ACOGE, equipo compuestos por Jóvenes, Salesianos y Salesianos Cooperadores.

Cuando hablamos de “Misión Compartida”, que es un término muy de moda ahora en el mundo salesiano, hablamos de poner a los jóvenes en el medio, de saber construir y crear para ellos espacios de encuentro y de crecimiento humano y cristiano; hablamos de hacer camino CON ellos, todos, acompañándolos, pero también hablamos de hacer Iglesia y Pueblo de Dios todos juntos (ese el proyecto de los PEPs locales, ¿no?).

Sé y creo que la Pascua Familiar es uno de esos espacios donde confluyen un montón de “simientes” para crear vida y que nazcan nuevos caminos para todos.

“Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro DIOS”; Este año esta frase bíblica nos convocó a todos los que nos acercamos a Somalo a crear y celebrar la Pascua.

La Pascua es el tiempo litúrgico anual más importante para el cristiano, tiempo cargado de sentido y sin sentido, pero que habla directamente de lo que CREEMOS, BUSCAMOS y DE LO QUE ESTAMOS LLAMADOS A VIVIR: la fraternidad (Amor fraterno), el servicio (lavatorio de pies y sacerdocio), compartir la vida (Eucaristía), amar hasta entregar la vida (la Cruz), sabernos débiles y pequeños (el sepulcro ), atravesar el Perdón  (la Misericordia) y hacernos nuevos en Él (Resucitar a una Vida Nueva).

La Pascua habla de hacer camino juntos, como pueblo, habla de sentirse abandonado por los más queridos, habla de sabernos débiles y que solo en Él podemos encontrar el camino de vuelta, habla de que nuestras vidas están entrelazadas en Él y que eso nos sostiene a todos y hace de nosotros su Pueblo, un pueblo que camina intentando hacer Reino por donde pasamos.

Así ha sido la Pascua de Somalo, y así hemos intentado vivirla, como un Pueblo que camina hacia la tierra prometida. Compartiendo tareas, sueños, inquietudes, penas…y sosteniéndonos unos a otros.

No sé qué más deciros, solo una intuición y una creencia, DIOS nos quiere aquí haciendo camino todos juntos.

¡¡¡¡Feliz Pascua de Resurrección hermanos!!!!

2019 Pascua Somalo_v2

Lourdes Rojo – Equipo Acoge Pascua Somalo

Evangelio del 2 de mayo de 2013: Jn 15, 9-11

fano-alegria-inagotableMarian: “Permaneced en mi amor y estaréis alegres. Me trae a la mente la frase: nosotros hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres, porque queremos vivir en el amor de Dios.

Alberto: El amor deDios nos lleva a la plenitud

Raquel: AMOR- MANDAMIENTOS-  ALEGRIA. Una cadena de palabras que nos lleva al Padre, en definitiva, a la FELICIDAD. Que sepamos amar a los demás como el Padre nos ama y que sepamos ser fuente de alegría para los demás.

Evangelio del 1 de mayo de 2013: Mt 13, 54-58

Ev Cmt1 Vie 3Alberto: Jesús no fue profeta en su tierra. Que sea en nuestro corazón.

Marian: El evangelio de hoy me hace pensar en cómo transcurre la vida. ¿tenemos que salir de nuestra tierra para sentir que comunicamos?

Maite: Dios conoce nuestras necesidades y debilidades, no pongamos escusas para trabajar y darlo a conocer. Que cada uno intente asemejarse a Jesús dentro de sus posibilidades, siendo consecuentes con su Fe.

2 de octubre de 2012: Lc 9, 51-56

Marian: Todo el mundo cabe en el corazón de Jesús, ¿por qué no imitarle y seguir su ejemplo?

Alberto: Quiero acompañarte a Jerusalem

Maite: Jesús  que cada día te tenga presente así me siento acogida y acompañada.

Perse: Señor que mi corazón esté disponible para todos como el tuyo, que sea salvación  sin descriminar  a nadie.

24 de septiembre de 2012: Lc 8, 16-18

Marian: Quiero reflejar la luz que Jesús nos regala, quiero caminar para poder hacerlo como lo hizo María, con fe y sencillez. ¡Gracias Madre!

Alberto: Cuánto me cuesta poner mis talentos al servicio de la comunidad.

Perse:  Señor que  mi fe  y gracias recibidas sean puestas al servicio de todos ,para que ilumine y atraiga a los demás.

20 de septiembre de 2012: Lc 7, 36-50

Maite: Señor que mi fe no sea sólo de palabra, que mis actos te hagan sentir acogido. Te pido perdón por mi vagancia y comportamiento inapropiado.

Alberto: Jesús quiero acogerte de corazón.

Marian: Hoy quiero pedir perdón. Parar, pensar y sentir con aquellos a quienes tengo que pedir perdón. Y me gusta el comentario al evangelio en Palabra y Vida, no juzgar.

17 de septiembre de 2012: Lc 7, 1-10

Alberto: Jesús, ojalá tuviera la fe del centurión.

Maite: Señor que tu palabra me dé paz y me sane el espíritu

 Perse:  Jesús te pido fe y humildad para sentirte cerca nuestro, para pedir realmente lo que es bueno para mi alma, que María Auxiliadora me ayude a pedir con la confianza que ella utilizaba para acercarse a ti.

13 de septiembre de 2012: Lc 6, 27-38

Marian:Hoy el evangelio es un plan de vida, una actidud, basada en el amor. La medida que uséis la usarán con vosotros. Para seguir este camino necesito ayuda… gracias Señor

Alberto: El amor lo puede todo.

Perse: Hoy la palabra me hace ver que tengo que amar a todos por igual sin juicio ninguno, con un corazón compasivo y misericcordioso, generoso y gratuito.

12 de septiembre de 2012: Lc 6, 20-26

Marian: Si caminamos con Jesús nos sentiremos dichosos, seremos dichosos…todo lo demás sobra.

Alberto: Las bienaventuranzas me marcan un proyecto de vida.

Maite: Señor gracias por tu ánimo y tu cobijo. Dame la gracia de seguir tu palabra con alegría,  caminando un poco más y mejor en tu proyecto.

10 de septiembre de 2012: Lc 6, 6-11

Alberto: Jesús nos enseña el camino hacia la Verdad y la Vida.

Marian: Jesús paso por la vida haciendo el bien… es lo que debemos hacer.

Perse: Señor que  con tus gracias  que me has colmado en mi vida  sepa vivir la fe, y servirte con toda la fuerza  de nuestro ser.