Don Bosco y las misiones

primera_expedicion_misionera_550

Como se dice familiarmente, tenemos a la vuelta de la esquina la fiesta de Don Bosco. Como Vocal de CSTM siento que os debo una pequeña referencia a Don Bosco sobre las misiones sobre todo a mis hermanos Salesianos Cooperadores y a toda la Familia Salesiana.

Para hablar de este tema hay que tener siempre muy presente que Don Bosco ya llevaba años pensando y sopesando cómo podría ayudar a esas personas que estaban a miles de kilómetros y que ni conocía, pero que sabía que necesitaban la ayuda de alguien y había  niños y jóvenes completamente abandonados a su suerte.

Don Bosco sabía que se iba a encontrar con muchos y duros quebraderos de cabeza, pero —por encima de todo— estaba convencido de ello y sabía que Dios, a través de personas importantes, se lo estaba pidiendo.

El “Padre de la juventud” tenía muy claro cuál era la misión de sus misioneros , sobre todo en esta primera expedición a la Patagonia: «la gloria de Dios y las muchas almas a salvar […], los niños y jóvenes abandonados, necesitados de atención y ayuda».

Comentemos algo de esta primera expedición. Lo primero y muy importante fue que Don Bosco no envío al cargo de ella a cualquiera, sino que escogió a uno de los mejores (por supuesto, con su consentimiento; ya que Don Bosco nunca envió a quien no quería ir): Juan Cagliero, que en 1884 llegó a ser ordenado obispo y, posteriormente, fue nombrado Cardenal.

Don Bosco acompañó a sus primeros Salesianos hasta el puerto de donde saldría la embarcación, con esperanza, pero con sentido de la realidad y del dolor que supone la separación, ya que sabía que no volvería a ver a muchos de ellos. Un 14 de noviembre de 1875, a las dos de la tarde, zarpó la embarcación de la Compañía Francesa de Transportes Marítimos de Marsella —se llamaba “Savoie”—, llevando la primera expedición de misioneros salesianos con destino a la Patagonia, con Juan Cagliero al cargo, recibiendo las últimas recomendaciones del mismo Don Bosco.

Todo esto, y lo que se encontraron al llegar, Don Bosco lo había visto en un sueño que tuvo en 1872 y que contó por primera vez al Papa Pío IX en marzo de 1876. Después, y en privado, también se lo contó a otros Salesianos.

Hubo muchas más expediciones que se fueron propagando por el resto del mundo, todas ellas con el mismo lema salesiano que la primera: atención a los jóvenes y más necesitados, creando escuelas, talleres e intentando sacar alguna vocación.