Enfocados en “hacer familia”

Encuentro del Consejo Provincial con el Centro de Pamplona

El sábado 1 de junio se acercaron hasta Pamplona tres miembros del Consejo Provincial: nuestra coordinadora, Raquel Sarabia, junto con Iñigo Goiri y Julio Pedro del Molino.

Una de las ideas del consejo Provincial es poder acercarse a los diferentes centros locales, conocer de primera mano las inquietudes y la actividad que realizan. “Hemos comenzado por Pamplona”, decía Raquel, “porque desde que entré como coordinadora hemos hablado tanto de este centro que parecía lo más oportuno”.

Si cuento lo que pasó objetivamente es muy fácil:

Estábamos convocados todos los cooperadores con promesa. Allí puntuales, como siempre caracteriza a este centro, llegamos al colegio, en la calle Aralar, todos menos dos que no pudieron acudir por motivos familiares. Después de un café, los saludos, besos y abrazos trabajamos de lo lindo con la dinámica que nos propusieron.

La conclusión del trabajo: queremos hacer familia, dejar de ser “islas aisladas”, cada grupo funciona por libre, compartir más y comunicar más. Tres proyectos sobre los que trabajar: Unión, Organización y Salir, para que el Centro Local sea lo que verdaderamente queremos que sea en un futuro muy cercano.

Un buen momento de trabajo y de convivencia que dijimos “tenemos que repetir”.

Sí me quedo con esto sólo, se me queda corto, creo que faltaría la parte de enfocarse. Así que quiero volcar algunas de las sensaciones que vivimos:

Que el Consejo Provincial haya venido a Pamplona no es casualidad, han recibido tantos “inputs” sobre lo que pasaba y no pasaba en este Centro que se ha trasladado una imagen equivocada de cuál es la relación que tenemos entre la mayoría de los miembros del Centro, en realidad, en la actualidad, de todos y todas. Yo sentí que llegaban con mucha prudencia pensando que se iban a encontrar con grupos y personas enfrentadas y, por el contrario, encontraron un grupo con muchas ganas de vivir con intensidad la vocación, desde lo que nos propone el Espíritu.

El tiempo que dedicamos a enfocarnos nos permitió mirarnos a los ojos, dejando de lado la actividad, la rutina, los pensamientos de otros y volviendo a vernos, reencontrándonos desde el respeto, como alguien dijo, para avanzar juntos, como no puede ser de otra manera.

¡Se me olvidaba! Además, aprovechando la ocasión nos “impusieron” a Julio Pedro y a mí la insignia de plata por celebrar, en este año 2019, nuestros 25 años como salesianos cooperadores. No creo en las casualidades, así que este signo en Julio y en mí tiene algo de esperanzador justo en ese día, compartido con “mi centro, mis compañeros de camino, a los que miro a los ojos y encuentro en su mirada un espacio común que sólo se encuentra cuando se busca enfocarse en hacer familia”.

¡¡GRACIAS!!

Marian Serrano

 IMG_6771