Begoña Pro: “Me gusta que mis personajes reflejen a personas reales con las que el lector se pueda identificar”

Begoña Pro

Begoña Pro es una escritora muy prolífica, tras una incursión en la novela fantástica  “Bajo la muralla” regresa a la novela histórica con “La Dama Blanca de Champaña”, donde nos narra la historia de Blanca, hija de Sancho VI el Sabio, mujer con coraje, valiente y con profundos valores que lucho por su hijo Teobaldo para que ocupara el sitio que le correspondía. Una novela apasionante de la que nos habla en esta entrevista.

 

 1.Acabas de presentar “La Dama Blanca de Champaña”, ¿qué acogida está teniendo?

La historia de Blanca, hija de Sancho VI el Sabio y condesa palatina de Champaña y Brie, está sorprendiendo a los lectores. Muchos me comentan que no se hacían a la idea de que Champaña estuviera tan al norte de Francia, ni sabían de las vicisitudes que se escondían tras la vida de la madre de nuestro rey Teobaldo I. En general, los que van leyendo la Dama Blanca me hablan de que han encontrado a un personaje que merece la pena ser conocido y me dicen que les ha gustado mucho la fortaleza y valentía que exhibe Andrea García de Pallars, otro de los personajes de la novela.

 2. Blanca de Navarra, ¿qué te ha atraído de este personaje?

Blanca se casó con el conde Teobaldo III de Champaña y se convirtió en condesa palatina de Champaña y Brie. Dos años después se quedó viuda, con una hija pequeña y embarazada del que sería Teobaldo IV de Champaña y I de Navarra. Blanca tuvo que defender la herencia de sus hijos con uñas y dientes. Lo que más me llamó la atención de ella fue su fortaleza y su inteligencia a la hora de hacer que el rey de Francia, Felipe Augusto, le reconociera la regencia del condado. Así como  su valor y honradez cuando tuvo que hacer frente a una sublevación de algunos de sus barones que derivó en la I guerra de sucesión en el condado. Su pragmatismo, su habilidad política y su sentido del deber le permitieron doblegar uno a uno a cada uno de los sublevados y entregar a su hijo la herencia íntegra de su condado cuando este cumplió los veintiún años. Además, creo que tuvo mucho que ver en que más tarde, Teobaldo se convirtiera en rey de Navarra cuando murió su tío, Sancho VII el Fuerte.

 

3. Una novela que nos introduce en una apasionante historia de una mujer con principios. ¿Te sientes identificada con ella?

Es fácil sentirse identificada con Blanca, pero muy difícil poderse comparar con su figura. Ya me gustaría a mí ser la mitad de valiente e inteligente que ella y demostrar el sentido del honor que llevaba en su sangre.

 

4. Begoña, ¿cómo consigues que tus personajes tengan alma y una sensibilidad tan especial?

Me gusta que mis personajes reflejen a personas reales con las que el lector se pueda identificar. Me gustar retratarlos como gente normal, con sus handicaps y sus pequeños defectos que tienen que superar y pulir. Gente a la que le van sucediendo cosas, a veces buenas, a veces peores, que les hacen evolucionar y madurar. Y sobre todo, gente con corazón y empatía, que saben ponerse en el lugar del otro y ayudarlo a mejorar. Pero toda novela tiene sus héroes y sus antihéroes. Y a estos últimos también hay que cuidarlos y dotarlos de alma y vida. Hay que hacer ver, en su caso, a qué obedece esa evolución hacia el lado oscuro.

 

5. ¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir esta novela?

Es una de las que más tiempo me ha llevado preparar y escribir, ya que me he pasado más de un año y medio entretejiendo la trama y perfilando los personajes. El esfuerzo ha sido mayor en este caso porque tuve que acudir a fuentes escritas en francés, por lo que he tenido que pasar muchas horas traduciendo textos. Pero el esfuerzo ha merecido la pena y las horas invertidas en documentarme se convirtieron en tardes de fabulosos hallazgos.

 

6. ¿Cómo planificas tu tiempo para escribir?

Me organizo para poder escribir por las tardes. Algunos días avanzo mucho en la escritura, otros me dedico a buscar documentación, trazar líneas argumentativas, elaborar árboles genealógicos de los personajes o escribir una línea de tiempo con los hechos más destacados por años. A veces es curioso cómo tu cabeza sigue con la trama sin que te des cuenta y de repente te viene a la mente una idea o una solución para determinada escena cuando menos te lo esperas; mientras compras o vas en villavesa, por ejemplo.

 

7. Tras una incursión en la novela fantástica vuelves a la novela histórica. ¿Te sientes más cómoda en este estilo?

Para mí ambos géneros son como las dos caras de una misma moneda. La novela fantástica me permite dejar volar la imaginación, mientras que la histórica me exige hacerme muchas preguntas y buscar soluciones para situaciones reales. Aunque no he publicado más que una novela fantástica, suelo alternar la escritura de ambas.

 

8. Ricardo Corazón de León, un rey que nos evoca a Robin Hood y a las Cruzadas. ¿Qué relación tiene con “La Dama Blanca de Champaña”?

Su relación es indirecta, pero la tiene. Ricardo fue cuñado de Blanca. El rey inglés estuvo casado con Berenguela de Navarra, hermana de nuestra protagonista. Su muerte, acaecida el 26 de abril de 1199 en Châlus, precipitó la boda de Blanca con el conde Teobaldo I de Champaña, que era nieto de Leonor de Aquitania y, medio sobrino de Ricardo Corazón de León.

 

9. En tus novelas, ¿cuánto hay de documentación, inspiración e historia?

De documentación hay muchas horas y créeme si te digo que me encanta esa fase y que la disfruto casi tanto como el acto de escribir. Detrás de la inspiración hay muchos días de trabajo. La inspiración no viene y te toca con su varita. Como muy bien dejó dicho Picasso: “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Y ese es el único y verdadero secreto de la inspiración. En cuanto a la historia, depende de la novela. Siempre procuro que la historia prevalezca y sea la guía, pero todo depende de la información que se haya dejado escrita de los personajes que recreo. En el caso de La Dama Blanca de Champaña la historia tiene mucho peso y relevancia, aunque eso no quita para que haya personajes como Andrea o Juan en los que pese menos la historia y me sirvan para recrear la época y los lugares.

 

10. ¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?

De momento estoy con una novela histórica ambientada a finales del siglo XIII y comienzos del XIV. Y ahí lo dejo…

 

Entrevista: Alberto López Escuer