Los jovenes, la fe y el discernimiento vocacional

Libro-Mensajero-Sínodo-de-los-Obispos-jóvenes

Documento Final

A la espera de que el Papa Francisco publique la Exhortación del último Sínodo de Obispos, que se celebró en Roma del 3 al 28 de octubre del 2018, tenemos el Documento Final.

Consta de Tres partes: doce capítulos, ciento sesenta y siete parágrafos. El Documento contiene, pues, los 364 modos, es decir, las enmiendas, que se han presentado. “La mayoría de ellos fueron precisos y constructivos”-Relator General -.

El hilo conductor de dicho Sínodo ha sido el pasaje del Evangelio de Lucas de los discípulos de Emaús –Lc24, 13-35-.

Un documento donde los jóvenes han tenido voz, donde se les ha preguntado, han sido los protagonistas. No se ha partido de premisas ni de ideas preconcebidas sino de la propia realidad juvenil.

Un texto que ha sido realizados en equipo, como dijo  el Cardenal da Rocha- es “el resultado de un verdadero trabajo de equipo” de los Padres sinodales, junto con los demás participantes en el Sínodo y “en modo particular con los jóvenes”.

Un diálogo abierto entre obispos, pastores, religiosos, laicos, expertos y jóvenes procedentes de diversas realidades ha permitido la elaboración de este documento.

Caminaba con ellos

Así comienza la primera parte del documento, en alusión al camino que emprendió Jesús de Nazaret con los Discípulos de Emaús.

Escuchados, reconocidos y escuchados

Así se quieren sentir los jóvenes por parte de la Iglesia, cosa que no siempre ha sido así, desean que su voz sea “considerada interesante y útil en el campo social y eclesial” toda una hoja de ruta a seguir, que supone un reto.

Es un reto que apunta a la formación de los agentes de pastoral que se dediquen al trabajo con los jóvenes, una buena preparación que nos lleve a ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes.

Ser jóvenes hoy

Un análisis de la realidad de los jóvenes actuales, que es diversa, su relación en familia, con los amigos, relaciones que, como el caso de la familia, es entre generaciones, que no siempre es fácil, pero es un lugar de encuentro donde los jóvenes pueden aprender de sus mayores y viceversa. La familia ha de ser un referente para nuestros jovenes

Las Redes Sociales es un lugar donde los jóvenes están, donde podemos encontrarnos con ellos y acompañarlos, una buena oportunidad de estar presentes en las Redes donde a la Iglesia le queda mucho por explorar.

Los jóvenes quieren encontrarse con Dios, la Iglesia debe aprovechar esta situación y  uno de los lugares de encuentro son las parroquias, con una Pastoral Juvenil preparada donde los jóvenes sean los protagonistas.

La escuela y la parroquia

Las Universidades , colegios , oratorios son de donde vienen la mayoría de las interpelaciones que hacen los jóvenes, es donde pasan más tiempo.

Las universidades y escuelas católicas deben responder al reto que plantean la relación de la fe y la exigencias del mundo actual, tanto a nivel científico, antropológico , técnico… Un reto que debe afrontar sin miedo.

La parroquia ocupa un lugar importante  deben plantearse su ser misioneros que, en ocasiones, no es dinámica, notándose mucho en el campo de la catequesis.

Los migrantes, paradigma de nuestro tiempo

El documento afronta esta realidad cada vez más numerosa a la cual no debemos darle la espalda, no afrontarla como una situación puntual sino como fenómeno estructural.

Muchos jóvenes huyen de sus países de origen que están en guerra, con suma pobreza o con  otras realidades lacerantes como el abuso psicológico, físico o las drogas.

Nos recuerdan los padres sinodales que los migrantes son un oportunidad de enriquecimiento en el diálogo, la convivencia.

Verbos sinodales  “acoger, proteger, promover, integrar”, eso nos ayudará a vencer los miedos, como ha recordado el Papa Francisco.

Compromiso firme contra todo tipo de abuso. Luz en la verdad y petición de perdón

El Sínodo ha reflexionado extensamente sobre este tema, los jóvenes son frágiles,y han sido víctimas de abusos de poder, económicos, de conciencia, sexuales… Por parte de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos. El Sínodo llama a un firme compromiso, a “la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar de la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación”.

El Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que “tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal”, porque ayudan a la Iglesia “a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión”. “La misericordia, de hecho, exige justicia”.

 

Arte, música y deporte, recursos pastorales

Unas de las vías de expresión de los jóvenes son el arte, la música y el deporte, es donde el joven da rienda suelta a su creatividad, sintiéndose a gusto. Nos invita a una renovación litúrgica, los jóvenes desean liturgias vivas donde se encuentren con Dios es allí donde lo hacen.

Como se puede leer en el documento la liturgia es   una acción de Cristo y de la Iglesia.

Cuidarla es vital para ayudar en este caso a que el joven se acerque a Dios.

Los jóvenes son muy activos y pueden llenar de vida a las comunidades.

Se abrieron los ojos

Dios nos habla por miedo de los jóvenes, utilizando un término del Papa Francisco “primerean a los Pastores”.

Acompañarla, cuidarla y escucharla tiene que ser una de las obligaciones de la Iglesia, ellos son el futuro, representan la renovación de las comunidades.

Ayudándoles a discernir, con acompañamiento integral centrado en la oración y en el trabajo interior, siendo sus acompañantes como Jesús lo fue con los discípulos de Emaús.

Un documento que debemos leer y trabajar pues contiene las líneas fuerza para acompañar a los jóvenes que representan el futuro de la Iglesia y de la sociedad. Que sean buenos cristianos y honrados ciudadanos, un reto que nos interpela, jóvenes que están llamados a ser santos y que debemos ayudarles a conseguirlo.

 

Alberto López Escuer