Cristobal López:” No trabajamos “por la Iglesia”, sino que, “en Iglesia y como Iglesia que somos, trabajamos por el Reino”

db5526ebaeed6c8c882d8d27bc8e8c29_XL
Hemos entrevista a Cristobal López, salesiano, que desde el 10 de marzo del 2018 es Arzobispo de Rabat en Marruecos , con él hablamos de su diócesis, de su trabajo, esperanzas y anhelos y de la proxima visita del Papa Francisco entre otros temas, un gran trabajo el que esta realizando en su Diócesis de Rabat

1. ¿Qué sentiste cuando te comunicaron que el Papa te había nombrado Arzobispo de Rabat?
Lo primero, temblor de piernas, literalmente. Me tuve que sentar y agarrarme. Después, una especie de vértigo psicológico, para, poco a poco, irme serenando y avivando en mi interior el sentimiento y la actitud de confianza en Dios y de disponibilidad a lo que Él me pedía a través de la Iglesia.

2. ¿Qué recuerda del día de su ordenación episcopal?
Todo: la celebración de ordenación (¡tres horas y media!), el cariño de tanta gente, la presencia de mi padre y de muchos familiares, el apoyo de la Congregación en la persona del Rector Mayor y muchos salesianos, la acogida de los sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles de esta diócesis, la compañía de muchos amigos musulmanes de Marruecos y de algunas autoridades… Todo.

3. “Adveniat Regnum Tuum” (Venga tu Reino) es tu lema episcopal ¿Cuál es el motivo de esta elección?
Marruecos, y la Iglesia que aquí está, me ayudaron a descubrir y ver con mucha claridad que el objetivo es el Reino de Dios: “Buscad el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura”. La Iglesia es el medio, el instrumento, el signo de ese Reino… pero no es el fin. No trabajamos “por la Iglesia”, sino que, “en Iglesia y como Iglesia que somos, trabajamos por el Reino”.
Este mundo está llamado y destinado a ser el Reino de Dios; un reino de paz, justicia, libertad, vida, verdad y amor… Estamos lejos de todo eso y nos cuesta avanzar. Por eso hay que pedir a Dios, como un regalo de su parte, que “venga a nosotros su Reino”.

4. ¿Cómo es un día en tu vida?
Muy variado de uno a otro; imposible tener un horario fijo. Creo que mi tiempo se divide en cuatro actividades principales:
1.-Visitas (parroquias, comunidades, obras),
2.-Encuentros personales y reuniones de grupos y organismos,
3.-Comunicación (emails, cartas, teléfono)
4.-Trabajo y cuidado personal (oración, lectura, reflexión, preparación de homilías y otras intervenciones, producción de textos, etc)
¡¡¡También duermo y como, naturalmente!!!

5. ¿Cómo son tus diocesanos?
Muy buenas personas y muy variados. Son apenas unos cuantos miles (¿25.000?, ¿20.000?), pero de más de 100 nacionalidades diferentes y de los cinco continentes.
Aquí también se pueden hacer grupos:
1.-Estudiantes universitarios de diversos países de África. Es el grupo más numeroso, el único en varios lugares.
2.-“Expatriados”, palabra que en francés designa a quien ha dejado su país por motivos normalmente de trabajo: diplomáticos, profesores, comerciantes, industriales, etc. Los hay europeos y africanos sobre todo, pero también asiáticos y americanos; debe haber también algún oceánico…
3.-“Migrantes”; aunque todos los cristianos lo somos aquí, sin embargo con esta palabra queremos indicar a aquellos que llegan a Marruecos desde diferentes países con la intención de alcanzar Europa; muchos lo consiguen y otros acaban por establecerse en Marruecos.
4.-Europeos nacidos en Marruecos, sobre todo franceses; son conocidos popularmente como “pieds noirs”. Este es su país, porque aquí nacieron y aquí viven… pero su pasaporte dice otra cosa.
5.-Mujeres cristianas de matrimonios mixtos, es decir, casadas con un musulmán. Son un grupo considerable también.

6. ¿Qué balance haces de este tiempo como Arzobispo de Rabat?
Admiración por lo que descubro, conozco y veo; agradecimiento por la acogida y cariño que me dispensan en todas partes; pesadumbre por mis límites y pecados que me impiden realizar mi misión como debería; esperanza de que con la ayuda de Dios saldremos adelante.

7. ¿A que retos se enfrenta tu diócesis?
Siendo tan diversos, el primer reto es construir la comunión entre nosotros, y vivirla. Esa comunión deberemos después extenderla a los cristianos de otras confesiones (ecumenismo) y a todo el pueblo marroquí (encarnación, inculturación, diálogo islamo-cristiano), especialmente a los más pobres (servicio caritativo, Iglesia samaritana)

8. Los próximos días 30 y 31 de marzo el Papa Francisco visitara Marruecos ¿Qué supone este acontecimiento para tu diócesis?
Un desafío extraordinario para la organización y preparación.
Una suerte inmensa de tener entre nosotros al que es centro de unidad de todos los cristianos católicos. Una esperanza de que su presencia tendrá consecuencias positivas para este pueblo y para la Iglesia que aquí peregrina.

9. ¿Cómo son los jóvenes de Marruecos?
Hay de todo, como en todas partes. Una característica me llama la atención: existe en la juventud marroquí un déficit de esperanza, es decir, les cuesta creer que aquí tienen futuro; piensan que para tenerlo hay que buscarlo fuera… Por algo nuestras Iglesias del Norte de África publicaron un documento que tiene como título “Servidores de la esperanza”, del cual hemos sacado el lema para la visita del Papa, al que vemos y recibimos como “Servidor de la esperanza”.

10. ¿Cuale son los retos de futuro a los que se enfrenta el Arzobispo de Rabat?
Como ya he dicho, el primero es la “comunión”. Y después, que no se pierda, sino todo lo contrario, la “tradición franciscano-foucauldiana” (de Francisco de Asís y de Charles de Foucauld) de esta Iglesia, consistente en la presencia gratuita y encarnada en medio de la gente, en la pobreza y sencillez, en el diálogo y el encuentro, en la inserción y la encarnación en esta tierra.
Y un reto permanente: contribuir a que el Reino de Dios crezca aquí, trabajando codo a codo con otros cristianos, con musulmanes y toda persona de buena voluntad.

11. ¿Algo más que decir?
Esta Iglesia es fascinante; es una Iglesia apasionada y apasionante; apasionada por Cristo y por Marruecos; apasionante porque acaba prendiendo en ti un fuego que veo difícil arda en otros lugares. Venid a verla, venid a conocerla: ¡estamos tan cerca!

 

Entrevista: Alberto López Escuer