Crónica de un pueblo

47322956_379782879424291_9000112734796251136_n

Hablar con Antonio te da paz, transmite serenidad, la serenidad de los años vividos, habla con tranquilidad, es un conversación de sobremesa.
Vive en un pueblo de Granada que, como tantos otros en España, se ha despoblado, aunque en éste aún hay cierta animación e inquietud por recuperar tiempos pasados.
Antonio me habla que hace cincuenta años, las calles de Fonelas eran un hervidero de muchachos y de familias, más de cincuenta, me dice que había en esa parte del pueblo, ahora son tres.
Es la realidad que vive nuestra España rural, muchos se fueron a las grandes capitales en busca de un futuro mejor, los pueblos fueron languideciendo, hasta en el peor de los casos desaparecer convirtiéndose en fantasmas del pasado.
Antonio regentaba una tienda junto a su mujer, que tuvo que cerrar por falta de clientes, esas tiendas que muchos conocimos y que han sido fagocitadas por las grandes superficies.
Poco a poco el pueblo de Antonio ha ido menguando en población, sus ojos comunican tristeza, pero no pierde la tranquilidad, su voz pausada ayuda a ello.
Antonio vive con resignación el futuro de su pueblo, es la crónica de un pueblo en el que se representan tantos otros que viven una situación parecida.

Alberto Lopez Escuer