.La Jornada Mundial de la Juventud de Panamá se desarrollará del 22 al 27 de enero de 2019.

mgs-verso-la-gmg-2019

El Santo Padre ha querido que los jóvenes estuviesen acompañados por la Virgen María en esta peregrinación espiritual. Seguir el recorrido de la Virgen María, del miedo al discernimiento, del descubrimiento del ser “preciosos” a los ojos de Dios, al coraje de decir “sí” y cumplir el don de sí mismos hacia la Iglesia y el mundo en un “amor lleno de audacia”, de “valientes”.

El Papa Francisco ofrece a los jóvenes de todo el mundo una visión teológica de la propia existencia. Francisco les recuerda cómo “hemos elegido hacernos acompañar en este itinerario por el ejemplo y por la intercesión de María, la joven de Nazaret que Dios ha escogido como Madre de su Hijo. Ella camina con nosotros en este Sínodo y hacia la JMJ de Panamá”. “Lo que deseo es que vosotros, jóvenes, podáis caminar no sólo haciendo memoria del pasado, sino también con valentía en el presente y esperanza para el futuro” (Mensaje JMJ 2017).

El Ámbito FMA y el Dicasterio SDB de Pastoral Juvenil, con los responsables del Movimiento Juvenil Salesiano (MJS) de Centro América, continúan el trabajo de organización de la fiesta de todos los que comparten el carisma salesiano. Dentro de la JMJ está previsto, como ya es tradición, un momento de fiesta especial para los jóvenes del MJS. Finalidad del evento es que los jóvenes del MJS de todo el mundo tengan un momento de encuentro profundo, en el cual les sea ofrecida una experiencia familiar, que refuerce el protagonismo de la juventud y que les dé la oportunidad de conocer la riqueza carismática de los Salesianos en el mundo. Habrá cientos de jóvenes que participarán en este gran evento mundial, junto al Rector Mayor de los Salesianos y a la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, los cuales ofrecerán mensajes a los participantes, a fin de que cada joven viva una experiencia de gracia y pueda interrogarse sobre su propia vida.

La atmósfera de este encuentro es la propia de una fiesta, de alegría y de compartir. Las barreras lingüísticas no existen porque todos hablamos la misma lengua: el idioma salesiano.

 

Fuente: cgfmanet.org