Campeones hacia Hollywood

campeones-981723931-large

La película de Javier Fesser ha sido elegida por la Academia de Cine Española para que nos represente en los Oscar de Hollywod, ojalá que consiga estar entre las elegidas para optar a la estatuilla, aunque a decir verdad ya ha conseguido el mejor premio entrar en el corazón de los espectadores y sensibilizar sobre la discapacidad, es una historia como bien oí decir a un periodista de personas extraordinarias a las que les ocurren cosas normales.
Estamos más que ante una película ante una obra de arte, que nos habla de valores, de romper barreras a base de aceptación y de amor.
Javier Fesser ha dirigido una joya muy bien acompañado por Javier Gutiérrez y Athenea Mata, entre otros interpretes, pero sobre todo por esos actorazos que forman el equipo de baloncesto que rompen barreras demostrando sus cualidades ante la cámara y ante la vida.
Una película que en ocasiones te acaricia el alma y en otras te golpea el corazón para darnos una lección de lo ciega que está la sociedad ante los deficientes en este caso intelectuales, superan dificultades, miradas inquisitorias de personas que se creen más una pena que no sepan reconocer las grandes cualidades y entrega que demuestran muchos de ellos en su vida cotidiana, venciendo obstáculos con una sonrisa en la boca, ejemplo deberíamos tomar.
Una película la de Fesser de gran delicadeza y realismo, que te atrapa desde el primer instante en una historia de amor, dudas y superación.
Hay momentos en que no puedes parar de reír ante las ocurrencias de los componentes del equipo, que ponen en más de un aprieto al entrenador –Javier Gutiérrez – .
Otras la lágrima aflora en tus ojos y no precisamente porque se trate de una película sensiblera sino por la sensibilidad que demuestra muy bien plasmada en la gran pantalla
Sin duda estamos ante una obra de arte realizada con maestría, oficio y sobre todo con mucho amor y respeto.
Llegue o no a ganar el Oscar, para muchos ya es una ganadora pues ha sabido acariciarnos el alma y esponjarnos el corazón.

Alberto López Escuer