Laura Pérez de Larraya: “Soy una maestra que cuenta historias y que, a veces, alguien las lee”

 

Laura P. Larraya - fotoLaura es una maestra y también una mujer que cuenta historias que muchos leen, aunque ella no se considera escritora, descubriréis en esta entrevista las razones que esgrime para ello.
Una entrevista que transmite sencillez, belleza y vocación.

• ¿Quién es Laura Pérez de Larraya? Preséntate por favor
Soy una friki, una geek, como dirían los ingleses. Quizás algunos lo entiendan como un insulto, pero solo significa apasionarte por un aspecto de la cultura. Soy una entusiasta sin grises, de blancos o negros, y mis gustos no son tales sino que se convierten en pasiones. Como la mayor parte de la población, solo que ser forofo del deporte está bien visto y lo nuestro (la fantasía, los videojuegos, el cine), no tanto.

¿Cuándo supiste que te querías dedicar a la docencia?
Puede sonar manido, pero desde siempre. Mi madre ha sido maestra de Educación Primaria durante 44 años, ella me ha transmitido un amor desmedido por su trabajo, gracias a ella he podido ser testigo de todo lo bueno de esta vocación: preparar las clases con cariño. Reconocer en tus alumnos una parte de ti misma (la mejor). Ayudar a que una persona descubra lo mucho que vale. Lo he vivido en casa desde que nací, lo he sentido en mi interior desde que empecé a explicar a mis compañeros de clase lo que no entendían y lo descubrí como parte de mi alma cuando inicié otra carrera y, pese a que me encantaba, no me llenaba lo suficiente.

• ¿Cuáles han sido los referentes de tu vida?
Soy una persona muy independiente, nunca me ha gustado fijarme en lo que hacían otros para basar en ello mi camino. Sí que ha habido personas a las que he admirado y que me han impulsado a querer mejorar, aunque a mi manera. La historia de Martin Luther King me marcó desde muy pequeña, porque hizo de la esperanza un modo de entender al prójimo. Por otro lado, mi etapa escolar transcurrió en un colegio religioso de las Madres Dominicas, que tenían misiones en Rwanda cuando estalló la gran guerra que asoló el país y diezmó la población. Algunas de ellas arriesgaron sus vidas por salvar a los niños de sus aulas cuando los soldados entraron dispuestos a matarlos, fueron auténticas heroínas que miraron a los ojos de la muerte con la tranquilidad de saber que hay causas por las que merece la pena darlo todo. De ellas aprendí un coraje que me ha acompañado desde entonces.

• También escribes, háblanos de lo que has publicado hasta ahora.
He publicado una novela corta de suspense, “Las correas de Julia”, y la novela negra “Cuando los ángeles caen”. Después di un giro radical a mi estilo y me dediqué a lo que mi cabeza me pedía en ese momento: la literatura fantástica. Hace 4 años comencé una trilogía a la que llamo “La Hija del Viento”, una saga de fantasía urbana dirigida a un público joven-adulto. Aunque estuve en contacto con varias editoriales, al final no llegué a un acuerdo con ninguna de ellas, y autopubliqué las dos primeras partes mediante la plataforma Amazon. Ahora la editorial Tandaia va a sacar una edición limitada del primer volumen, “Sangre de cristal”, y veremos cómo van las cosas a partir de ahí. Mientras tanto, sigo escribiendo, y estos días estoy acabando el último capítulo del tercer libro, el que cerrará definitivamente la historia.

• Dices que no te consideras escritora ¿Por qué?
Escribo como hobby, dedico a ello mis vacaciones y cada minuto del día que no entrego a mi trabajo, pero asumo lo complicado que es dedicarse al mundo de la literatura por completo. Por eso digo que soy una maestra que cuenta historias y que, a veces, alguien las lee.

• ¿Cómo ves a los jóvenes actuales con respecto a la lectura?
Pese a lo que se cree, considero que en este momento los niños y los jóvenes son uno de los sectores que más lee. Los adultos nos metemos en una vorágine de trabajo-facturas-familia que hace que lleguemos al final del día con ganas de olvidarnos de todo y no pensar. Ellos, los niños y jóvenes, conservan la ilusión de descubrir nuevos mundos, necesitan las referencias que les dan los personajes, tanto a los que adoran como a los que odian. Además, aunque a muchos no les gustan los libros, pasan horas con revistas, blogs, foros… Nos empeñamos en desdeñar esa forma de lectura cuando lo importante es que sean capaces de comprender los mensajes escritos, sean del tipo que sean.

• Un sueño que te gustaría que se cumpliera
Demasiados, suelo tener la cabeza (y el corazón) en las nubes. Pero si tuviese que elegir uno, sería que a la gente le gustaran mis historias.

• ¿Cuáles son tus escritores y escritoras favoritos?
Leo todo tipo de géneros y de todas las épocas, y soy más de libros que de autores. Pero hablaría de Jane Austen, J.R.R. Tolkien, Gustavo Adolfo Bécquer, J.K. Rowling, Haruki Murakami… Ahora estoy bastante centrada en mis compañeros de la ANE-NIE (Asociación de Escritores de Navarra – Nafar Idazleen Elkartea): hay una calidad impresionante en nuestra tierra y no se valora lo suficiente, sobre todo, por parte de las instituciones.

• Volviendo a la educación según tu opinión ¿En qué valores hay que incidir en la sociedad actual?
En la libertad. Es la base del resto de valores. Ser libres para pensar, para opinar, para decidir, para debatir. Liberarnos del miedo. Me preocupa que la sociedad está vendiendo su libertad por la falsa promesa de una seguridad que nadie puede garantizarnos y que, aunque así fuera, tampoco sería compensación suficiente.

• ¿Qué libro no debemos dejar de leer?
El que vaya a cambiarte la vida. Nunca sabes cuál va a ser, ni en qué estantería te está esperando, pero habrá un libro que llegará en el momento adecuado y te enseñará partes de ti que desconocías. Leer es un pasatiempo, una manera de disfrutar, por eso no comparto la opinión de que en el currículo educativo de algunas etapas se incluyan títulos concretos. A los alumnos hay que enseñarles estrategias, recursos, modos de encontrar ese disfrute y de entender que hay muchos secretos tras la portada de un libro además de lo que te cuentan sus letras. Me da igual qué quería decir el autor en una página concreta: háblame de su vida, de qué le condujo a escribir ese texto en ese momento, qué sentía, de qué manera puedo descubrir esos mismos aspectos en otros escritores. No se trata de qué no debes dejar de leer: se trata de no dejar de leer.

• ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
¿El tiempo libre existe? No me queda mucho entre el trabajo y la escritura, de hecho, he llegado a ese punto en el que me siento un poco mal cuando no tengo nada que hacer. Sin embargo, si lo consigo, dedico el ocio a leer y a la música. Adoro la música, no solo escucharla: antes cantaba en un par de coros y toco varios instrumentos. Pero es una amante muy celosa y no le presto toda la atención que requiere.

 

Entrevista: Alberto López Escuer