Escuchemos a nuestros sabios

580475_ancianos_foto610x342
No me refiero en este caso escuchar a los intelectuales, a los especialistas en diversas materias, que también hay que hacerlo, en este caso es escuchar a nuestros ancianos, que acumulan mucha sabiduría, me gusta sentarme a conversar con alguno de ellos son un pozo de experiencia, han vivido mucho y han visto de todo, la sociedad a veces se olvida de ellos, en otras resultan estorbos, molestan, personalmente no parece que así sea.
Son nuestros sabios la voz de la experiencia aunque normalmente predican en el desierto nadie les escucha, pues los más jóvenes piensan que lo saben todo que son los verdaderos sabios, nada más atrevido que la ignorancia o creerse más que nadie, nuestros sabios han vivido muchas batallas, momentos difíciles, noches largas donde pensaban que nunca iba a salir el sol, no lo han tenido fácil, por eso cuando hablan lo hacen sabiendo de lo que hablan, son dignos de admiración y lo que menos merecen es el olvido o no ser escuchados, algunos los critican, pues solo hacen que contar como dicen ellos “sus batallitas”, no se entretienen en escuchar lo que dicen.
Algunos carecen de la formación necesaria pero lo han compensado como decía mi madre con “la universidad de la vida” de la cual son doctores y saben un rato.
Escuchemos a nuestros sabios seguro que aprendemos mucho, seamos más humildes nos irá bien seguro que muy bien.

Alberto López Escuer