Querida Lola

J

Esta carta quiere ser una calurosa despedida para una persona que ha sido muy importante en nuestro centro de cooperadores de Deusto.

Siempre hemos dicho que Lola ha sido una “cooperadora de toda la vida”.
Ella formó parte de un grupo de mujeres muy especiales, que iniciaron la vocación de cooperadores en Deusto en 1978.
En concreto, el El 24 de Mayo de 1978, hicieron la promesa en Deusto:
Lola, Rosario, Mª Carmen, Mª Sol, Angelines, Angelita, Adeli, Concha, Tomasi, Angeles, Anuncia, Conchi.

Ellas han sido las que consolidaron el grupo de cooperadores en Deusto.
Ellas abrieron el camino para todos los que hemos venido después.

Por eso sólo puedo decir GRACIAS. Gracias, por vuestro ejemplo.

Mª Dolores Fernández Gómez, ha sido una mujer devota y entregada a su familia.
Siempre al pie del cañón, y muy unida a la familia salesiana.
Madre del salesiano Juan Carlos Martínez.
Siempre trabajando por los demás en Cáritas y en el ropero de la parroquia.

La última vez que la ví, me hizo muchísima ilusión encontrarla.
Tenía una sonrisa en la cara, se la veía feliz y con la paz que da el sentirse querido.
En ese momento, me habló de la virgen; Me dijo: “Ella lo ha hecho todo, confía en ella”.

Lola, nos queda tu cariño y tu entrega.

Gracias por todo lo que nos has dado. Han sido 95 años vividos con mucho amor.
Ana López Arias