¿Donde esta mi hermano?

2014446_univ_lsr_xl

Mi hermano está cruzando el mar en una patera, muriendo en un camión por falta de oxígeno en un intento desesperado de salir de los lugares que son parecidos al infierno , en el joven explotado, en el que salta verjas que separan continentes en busca de un futuro mejor dejando atrás familia y amigos a los que tal vez no vuelva a ver … También está en el voluntario que acoge al que se siente solo en un país extraño , en el que busca un mundo más justo y se compromete para que ello pueda ser posible, a este hermano le pueden llamar soñador, pero no es el único.  Pero también mi hermano  es el que mira hacia otro lado ante estas situaciones injustas y se sitúa en su zona de confort para que no le moleste nada y nadie, ni se plantea hacer algo, mientras a él no le afecte; tal vez habrá que leerle ese poema de Martin Niemöller (atribuido a Bertol Brech) que dice :

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.

 Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

 Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

 Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Mi hermano está en cada habitante de la tierra,  desde el  más cercano con el que  convivo, hasta el más lejano al cual  no conozco. Pero mientras unos hermanos viven en la opulencia y gastando a manos llenas otros mueren de hambre o ahogados en el fondo del mar en una huida desesperada hacia algún lugar que les pueda garantizar un futuro mejor. Esto no puede seguir así, hay que sensibilizarse  para ayudar al que no tiene, no debemos permanecer pasivos ante esta situación, son nuestros hermanos los que pasan hambre y mueren cada día, no son solo un titular en un periódico o en un informativo, son nuestros hermanos que sufren.   

Mi hermano también es el que se hace invisible a los ojos de los demás pues incomoda su presencia, ese inmigrante que ha logrado sobrevivir pero que al llegar a nuestro país ve que no es el lugar de oportunidades que se le dijo  y se le van cerrando una puerta tras otra,  y se desespera. Mi hermano es también el que le da esperanza y le ayuda. No os preguntéis ¿dónde está mi hermano? La respuesta la tenéis en cada ser humano.

 

 

Alberto López Escuer