Freddie Mercury

FreddieMercury_Queen_Biopic_DishNation

Hablamos de un grande entre los grandes, marcó una época, su estilo propio fue, es y será imitado, él es irrepetible, nadie se aproxima a su calidad vocal, dominaba el escenario como nadie, era el alma de Queen, aunque sus componentes eran grandes músicos, cuando Mercury falleció nada fue lo mismo, era el alma del grupo, por muchos intentos que se hizo por sustituirle se demostró que era único.
En nuestras retinas quedan sus potentes conciertos en directo como el de Wembley, que se ha convertido en un icono del grupo, también la canción interpretada junto a Montserrat Caballé y que debía ser cantada por ellos dos en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, pero no pudo ser, Freddie Mercury falleció meses antes víctima del virus del SIDA, una enfermedad que le fue minando la salud, que Mercury ocultó hasta dos días antes de su fallecimiento aquel 24 de noviembre de 1991, había muerto el hombre, había nacido la leyenda.
Se han publicado muchas biografías de este mito del Pop- Rock, escritos cientos de artículos, algún musical sobre su banda…Pronto se estrenará una película de su vida, bandas tributo cantan el repertorio de Queen.
La figura de Mercury y su gran voz inimitable nos acompañarán siempre a los amantes de la buena música, en nuestra memoria quedan canciones como “Killer Queen”, “Bohemian Rhapsody”, “We are the Champions”, “Somebody to Love”, o “Don’t Stop Me Now que se han convertido algunas de ellas en himnos de una generación.
Freddie Mercury sigue vivo cuando escuchamos cada una de sus canciones, los mitos nunca mueren.

Alberto López Escuer