Hasta siempre, pecador de la pradera

1508056474310
Te nos has ido Chiquito de la Calzada, “pecador de la pradera”, ¿Cómooor nos ha hecho esto “fistro”? El mundo sin ti está un poco más triste, desde aquí se oyen las carcajadas en el cielo a tu llegada diciendo “siete caballos vienen de Bonanza”.
Los que te conocían decían de ti que eras una gran persona, eso transmitías bondad, te transformabas cuando subías a un escenario, eras un erudito de la lengua inventaste un lenguaje nuevo eras un fistro duodenal, esa manera de hablar pronto se extendió entre las personas desde la más eruditas hasta las que “En vez del graduado escolar tenía una etiqueta de Anís del Mono” como dijiste un día, te tendrían que haber dado un sitio en la RAE pero que ese año no pudo ser: «al no haber sillas, porque se las han llevado».
Un maestro que despertaba admiración, el reconocimiento como humorista te llegó a los 62 años, pero tú llevabas más de cincuenta como cantaor, el arte te corría por las venas.
Hoy lloramos tu ausencia pero siempre nos quedarán tus chistes, tus palabras inverosímiles y el recuerdo de tu gran bondad.
“¡Por la gloria de mi madre!” que grande eras, un humorista sin par.
“ Ay candemor” nos hemos quedado huérfanos, solo nos queda gritar “Al Ataquerrrr” y seguir viviendo la vida de manera positiva y tú desde el cielo nos dirás a cada uno “¡Anímate bravido!!”. Seguro que antes de irte te despedirías de tu amigo Lucas como siempre lo hacías ¡Hasta luego Lucasss!”. ¡Que lo sepas! Siempre te llevaremos en nuestro corazón. “A güán, a peich, agromenáuer”.

Alberto López Escuer