No asesinemos al prójimo con chismes y habladurías

image1

Estas palabras del Papa Francisco son claras y directas, cuántas veces chismorreamos sobre los demás sin saber el daño que eso puede hacer.
Hablamos sin medir lo que decimos, algunos son especialistas en eso no contrastan ni se dirigen al interesado lo hacen, evidentemente por la espalda, signo de cobardía, porque vamos a hablar claro, los chismosos son gente cobarde, ociosa y con una vida en ocasiones vacía, juzga a los demás sin darse cuenta que ellos son los primeros que deberían callar, que distan mucho de ser un cúmulo de virtudes, defectos tenemos todos, voy a ser justo, pero estos chismosos se creen que puede ir chismorreando de tal o cual persona sin darse cuenta ellos que dejan bastante que desear.
Se les tendría que caer la cara de vergüenza – aunque dudo que la tengan – al verter infundios que tienen consecuencias nefastas, a ellos no parece importarles, están bien sentados en su cátedra de alcahuetería y mala intención, están cómodos hablando a la espalda, como he dicho antes, en el fondo dan pena, mucha pena. Por favor no caigamos en el chisme y en la habladuría, dejemos de asesinar a nuestro prójimo con palabras mal intencionadas, todos saldremos ganando.

Alberto López Escuer