Ramoni Salinas: “Don Bosco ¡Su vida y su mensaje, son actuales y eternos!”

Mes de María (3)

Hemos entrevistado para nuestra pagina Web a la Salesiana Cooperadora Argentina Ramoni Salinas, nos habla de su vocación, de su vida entregada a los jovenes…Una hermana comprometida y llena de amor por Cristo y Don Bosco. Gracias Ramoni por dedicarnos parte de tu tiempo con tanta amabilidad

1. ¿Quién es Ramoni Salinas? Preséntate por favor
Soy Ramona Salinas y me dicen Moni, salesiana cooperadora, de ahí la contracción de Ramoni. Trabajo como docente en la Universidad Nacional de Formosa (Argentina) y realizo tareas de divulgación científica y capacitación en un organismo de la provincia en la que vivo; tengo 55 años.

2. ¿Cómo conociste a los salesianos?
En la Parroquia María Auxiliadora de Formosa, siendo niña y luego en el Colegio Pio XI de Corrientes, donde frecuenté el oratorio y me desempeñé como docente.

3. ¿Cómo surgió tu vocación como Salesiana Cooperadora?
A los dieciséis años, me invitaron a un encuentro juvenil y luego a las reuniones de aspirantes del Centro Padre Ferlini de Formosa; en el mismo centro participé durante la etapa de formación y luego en las actividades apostólica. Más tarde me trasladé a otra ciudad a estudiar y los cooperadores de ese lugar me recibieron con los brazos abiertos, de manera que pude continuar inserta en la gran familia de Don Bosco, resignificando así, mi vocación salesiana.

4. ¿Qué episodio de la vida de Don Bosco te llama la atención?
El sueño de los nueve años y la celebración eucarística de los últimos años de su vida, donde él comprendió “todo” y se emocionó repetidamente.

5. ¿Cómo es un día en tu vida?
Me levanto temprano, tomo mate, rezo, planifico el día, me arreglo y salgo; regreso al mediodía, descanso un rato y luego a la tarde, encomendándome a Dios parto para el trabajo y regreso a la noche. Algunas siestas de la semana, salgo a caminar con una amiga y de regreso, juntas vamos al Sagrario. Los fines de semana es tiempo para la familia, los amigos, el descanso, los mensajes, las tareas pendientes y la misa dominical; cuando nos convocan para las reuniones, voy al centro de cooperadores o desarrollo actividades sencillas de servicio en la comunidad.

6. ¿Cuáles son las personas referentes en tu vida?
Mi madre, en primer lugar. Y algunos amigos cercanos, con quienes comparto especialmente, experiencias espirituales.

7. ¿Cómo se puede hacer vida la frase “Signo y portador del amor de Dios a los jóvenes”?
En mi caso, tratando bien a los alumnos, acogiéndolos con respeto, recogiendo lo que tienen para ofrecer y compartir, acompañándolos en sus dificultades, rezando por ellos. Estimulando a los colegas jóvenes y animando sus proyectos, participando de espacios institucionales para promover la inserción laboral y el respeto por los derechos de los trabajadores. Difundiendo conocimiento científico entre los ciudadanos y organizando espacios educativos, para desmitificar relatos y creencias; motivar la fructífera distribución del tiempo libre e impulsar propuestas educativas para los más pobres.

8. ¿Cómo ves a los jóvenes de esta generación respecto a la iglesia?
Hay diferentes tipos de jóvenes, buenos y comprometidos con la misión y celebrando la vida en los grupos juveniles; algunos pocos, interesados en profundizar su fe. Otros indiferentes a lo que pasa a su alrededor, substraídos en su mundo y en sus intereses; muchos que desaparecen luego de recibir los sacramentos.

9. ¿El mejor momento de tu vida?
El que vivo hoy.

10. ¿Qué crees que les diría Don Bosco a los jóvenes actuales?
Lo mismo que les enseñaba con la palabra y el ejemplo, hace más de doscientos años… ¡su vida y su mensaje, son actuales y eternos!

 

Entrevista: Alberto López Escuer