Evangelio del 1 de octubre de 2014: Lc 9, 57-62

sigueme“El que pone la mano en el arado y vuelve la vista atrás no sirve para el Reino de Dios”