Una emoción

 

He tenido la suerte de estar en tres momentos diferentes junto a la Urna en este emocionante viaje de visita que nos regala Don Bosco. Hoy me he conmovido y emocionado. Cuando algo te toca por dentro mueve mecanismos que muchas veces no funcionan en lo cotidiano.
Es Don Bosco quien pone en funcionamiento toda su Espiritualidad cuando esta rodeado de jóvenes y niños; quizás Juan Bosco se manifiesta especialmente en un entorno donde los jóvenes y los más pequeños ocupan el 100% de su corazón, de su vida, de su misión, de su opción.

Hoy Don Bosco estaba rodeado de gente entre dos y veintimuchos años y todos centrados en esa figura de la que tantas veces han oído hablar, ese personaje del cual tantas historias han escuchado, esa personalidad que se hace cercana incluso en una figura de cera que nos recuerda que Él sigue estando y seguirá recordándonos quiénes son sus preferidos y nos seguirá animando a participar de su misión.
No es lo mismo el recogimiento de un rezo en silencio cerca de la Urna, que ver la Urna rodeada de 1.000 jóvenes, donde el canto y el ruido es el rezo que se hace Palabra que se escucha muy alta y clara, “seguimos estando aquí”, eso es lo que los jóvenes nos dicen y SAN JUAN BOSCO nos recuerda que todavía hay mucha misión que acometer.

Lourdes Rojo – Salesiana Cooperadora