Fiesta Provincial 2018

Misa
Fue en Vitoria, unos setenta Salesianos Cooperadores nos dimos cita  en una jornada de fraternidad para culminar el curso, nos acogieron en el colegio de las salesianas que junto a nuestros hermanos nos hicieron sentirnos en casa, como perfectos anfitriones nos enseñaron Vitoria, desviviéndose para que nos encontráramos a gusto. Un mañana de paseo tranquilo, de poder conversar serenamente, de poder encontrarnos con hermanos que durante el curso es difícil hacerlo, unidos por el mismo carisma, trabajando en un buen número de frentes donde lo jóvenes son los protagonistas y nosotros tratamos de ser signos y portadores del amor de Dios para ellos los jóvenes que son el futuro.
Tras el paseo de la mañana nos reunimos en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, donde  celebramos la eucaristía, presidida por nuestro delegado Jose  Antonio Hernández, una eucaristía en la que participaron desde los más pequeños hasta los más veteranos, reunidos alrededor de la Mesa del Señor, poniendo el fruto de nuestro trabajo en el altar, recordamos a los ausentes y a los que durante este curso partieron a la Casa del Padre.
Tras la Eucaristía nos  fuimos a comer dando cuenta de una suculenta paella preparada con mucho cariño.
Ha sido un curso intenso de cambios en el Consejo Provincial, una nueva Coordinadora Raquel Sarabia toma las riendas del consejo, gracias por su disponibilidad y  Mertxe Martín deja su servicio, agradecer su entrega durante todos estos años.
Una fiesta que fue testigo del relevo y donde disfrutamos de un precioso día.

Alberto López Escuer

Consulta Regional Salesianos Cooperadores 2018

1ba6e6a9-686c-409d-a4dd-37eb2f13f393
Durante el fin de semana del 9 y 10 de junio, en Madrid, se reunieron los Coordinadores Provinciales, los Vocales de Formación y Administración junto con alguno de sus Delegados para celebrar la Consulta Regional de junio. Como en otras ocasiones, las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor acogieron este encuentro en su casa madrileña.
La jornada del sábado 9 contuvo la parte formativa fuerte. El tema versó entorno a la importancia del Centro Local como comunidad referente en la vida del salesiano cooperador. Las ideas y las conclusiones compartidas resultaron de gran interés para todos, estando de acuerdo en profundizar el tema en los lugares de origen. Seguidamente se puso en común el estado de las cuentas y la presentación de la convocatoria y el estudio que se está haciendo sobre CSJM.
Durante el domingo 10 se presentó el documento que regula la situación de los Salesianos cooperadores alejados y aspirantes, aunque será un documento que habrá que trabajar durante el próximo año, para llegar a las conclusiones definitivas.
Hubo momentos emotivos en las despedidas de los hermanos que dejaban el cargo de coordinadores y de la SER, y mucho ánimo para los entrantes, que seguro renovarán energías en el trabajo de la asociación.
Terminamos la Consulta con la misa dominical presidida por Samuel Segura y en la mesa con la comida compartida.
Fue un fin de semana intenso pero fructífero que ahora hay que dejar crecer cada uno en su lugar.

Mertxe Martin – Laura Terradillos

 

ALEGRAOS Y REGOCIJAOS. GAUDETE ET EXSULTATE EXHORTACIÓN APOSTÓLICA PAPA FRANCISCO

00106532000038____1__640x640
«Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12). Empieza con las palabras de Jesús «a los que son perseguidos o humillados por su causa»Una Exhortación Apostólica que nos habla de la santidad en la actualidad, un camino que no es fácil de recorrer en los tiempos actuales, aunque no creo que en otras épocas los cristianos lo hayan tenido mejor.

Una de las últimas frases de las Bienaventuranzas “Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos” da titulo a este documento del Papa Francisco, va profundizando en cada una de ellas para trazarnos una senda hacia la santidad no exento de dificultades pero sustentado en ese proyecto de vida que son las Bienaventuranzas dichas por Jesús.
Los cristianos estamos llamados a la santidad, medios para ello tenemos, los sacramentos, especialmente la eucaristía y la penitencia , la meditación de la Palabra de Dios …Todo ello nos ha de llevar a ser signos y portadores del amor de Dios para nuestro prójimo.
Dios nos acepta como somos, nos acoge con nuestras virtudes y nuestros defectos, la parábola del Hijo Prodigo nos muestra la grandeza del Padre, con lo que nos cuesta a nosotros perdonar cosas menores, tal vez tengamos que empezar por lo sencillo para emprender nuestro camino a la santidad.
Leer esta Exhortación del Papa Francisco es un comienzo, hacerla vida nos llevará a la santidad.

Alberto López Escuer

El Riesgo de la Esperanza, narrar a Dios hoy

riesgo-esperanza
“El Cardenal Tagle es un gran comunicador”, nos dice el Papa Francisco, en este libro lo demuestra sobradamente.
Una reflexión profunda de la Escritura y una lectura teológica de la vida, que es un lugar privilegiado para comunicarse con Dios.
El Arzobispo de Manila nos habla de la belleza de vivir en clave de Resurrección.
Nos narra encuentros con jóvenes, sus decisiones cuando era formador en el Seminario, conversaciones casuales en un avión…Situaciones que nos narra el Cardenal Tagle, vividas desde la Esperanza, que nos ayudan a una profunda compresión de la muerte y resurrección de Cristo.
Nos habla de una Iglesia en salida, en un continente como el asiático, donde la pobreza es visible en las calles de una manera lacerante, la Iglesia, como nos dice Tagle debe asumir el compromiso de servicio y de pobreza que nos hará comprometernos con los más necesitados, a eso nos ha de llevar creer en el Resucitado, el que sufrió, murió y Resucitó, no separando ninguna de las tres situaciones han de vivirse juntas.
Un libro ágil de leer con un lenguaje asequible de gran comunicador, que es una buena lectura formativa que nos puede ayudar a vivir profundamente nuestro ser cristianos.

Alberto López Escuer

Pascual Chávez: “Los Salesianos Cooperadores están llamados hoy en fidelidad a su vocación y misión salesiana a ser realmente cristianos en el corazón del mundo”

4-2
Don Pascual Chávez Villanueva, Rector Mayor emerito de la Congregacion salesiana esta predicando la novena de Maria Auxiliadora en el colegio salesiano de Pamplona, hemos aprovechado su estancia en tierras navarras para hacerle un entrevista, en ella nos habla de su vida actual, de la iglesia, de la Familia Salesiana, todo en un clima de fraternidad y cercanía

• Tras dejar de ser Rector Mayor ¿Cómo es un día en su vida?
Al término de mi mandato el nuevo Rector Mayor, don Ángel Fernández Artime, me pidió ir a la Comunidad del Instituto Internacional San Tarcisio, que es un postnoviciado situado en el área de las Catacumbas de San Calixto, y estar a la disposición de la Congregación, del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, de la Familia Salesiana y de la Vida Consagrada en general. De hecho, mi agenda está llena de compromisos de conferencias, retiros, ejercicios espirituales y artículos para revistas.
La mayor parte del tiempo estoy fuera de Roma y en cada lugar depende del programa que me han hecho.
Por mi parte, cuido mi vida espiritual con la oración personal y la participación a la oración de la comunidad; me gusta integrarme en la comunidad y estar actualizado, en forma tal de poder responder a lo que piden de mí.

• ¿Con que tres momentos se queda de sus doce años como Rector Mayor?
Mi período como Rector Mayor estuvo caracterizado – como lo es en general la vida – por muchos acontecimientos y eventos. Señalar tres que, de modo particular, me hayan llenado de alegría me obliga a seleccionar dejando fuera otros igualmente importantes. Con todo,contestando a la pregunta, podría individuar:
1. Las numerosas celebraciones de beatificación y canonización en mis doce años. Comencé mi servicio el 3 de Abril del 2012 y pocos días después tuvimos la gracia de la beatificación de tres miembros de la Familia Salesiana, que se caracterizaron por la caridad pastoral: el Coad. Artémides Zatti, conocido como el “buen samaritano” de la Patagonia; don Luigi Variara, fundador del Instituto de los Sagrados Corazones de Jesús y de María a favor de los enfermos de lepra; y Sor María Romero, FMA, una santa nicaragüense que desarrolló en Costa Rica una increíble actividad social y pastoral. Terminé mi rectorado con la beatificación del Coadjutor Mártir, Esteban Sandor, de Hungría, una figura muy hermosa de salesiano educador totalmente volcado a los jóvenes. Pero, dentro de estos dos momentos, hubo muchas beatificaciones comprendidas las de los mártires de España.
2. La expansión misionera, en continuidad con la primera expedición hecha por Don Bosco el 11 de noviembre del 1875, y gracias a la cual la Congregación, así como el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y otros grupos de la Familia Salesiana han contribuido a hacer realidad el mandato de Jesús, antes de su Ascensión, de ser sus testigos hasta los últimos confines del mundo. Hoy nuestra presencia alcanza 134 países en los cinco continentes, pero presentes también en el continente digital. Para nosotros además el sólo hecho de que existan jóvenes y jóvenes necesitados es una razón para querer responder a sus aspiraciones, derechos y necesidades en cualquier punto de la tierra donde se encuentren.
3. Quisiera, en fin, considerar también el crecimiento y consolidación de la Familia Salesiana, pues Don Bosco – al igual que los grandes santos fundadores – no fue fundador sólo de un instituto, sino de una familia espiritual apostólica. Él mismo fundó la Congregación, el Instituto de las FMA, los Salesianos Cooperadores, la Asociación de Devotos de María Auxiliadora. Esa semilla se convirtió en un árbol, que cuenta hoy con 32 grupos oficialmente reconocidos, más muchos otros en espera de este reconocimiento. Y el árbol se ha trasformado en un bosque, que nos permite alcanza a 15,000.000 de personas en el mundo con actividades de promoción humana, de educación formal, no formal e informal – que van desde kínder hasta Universidades y Centros de Formación Profesional – y centros de evangelización y misiones en el sentido estricto del término.

• ¿Qué valoración hace del pontificado de Francisco?
No hay duda de que cada nuevo papa da un rostro distinto a la Iglesia. Bastaría pensar en la imagen de Iglesia primaveral con Juan XXIII; de Iglesia dialogante con Pablo VI; de Iglesia valiente con Juan Pablo II; de Iglesia cansada con Benedicto XVI y de Iglesia con fuerte sabor evangélico con Papa Francisco.

Ciertamente, no es la primera vez que la Iglesia atraviesa momentos difíciles y de profunda renovación. Está claro que con el paso del tiempo, polvo y suciedad se depositan también sobre los hombres y sobre las instituciones de la Iglesia, como bien había denunciado Benedicto XVI. Lo ha vuelto a decir también el Papa Francisco, desde el inicio de su ministerio petrino, alertando contra la mundanización espiritual de la Iglesia, contra el peligro de convertirse en una ONG, cuando prevalece la organización sobre la misión evangelizadora. Otras intervenciones del Papa Francisco han sido contra la tendencia al aburguesamiento de la Iglesia y al estancamiento que pueden hacerla insensible ante grandes problemas sociales; contra el clericalismo que no deja espacio a los laicos y, en particular, a la mujer; contra la cerrazón, la auto-referencia, olvidando que ha nacido para evangelizar; contra la tentación del pelagianismo y del gnosticismo que se expresan en la convicción que todo depende de programaciones cuidadosas, perfectas y de la ilustración de la intervenciones, pero lejanas de la realidad. Y cuando la Iglesia se hace rica y poderosa, con la carga pesada de apoyos humanos y privilegios, cada vez que la diplomacia prevalece sobre la profecía, cuando la comunidad cristiana se repliega sobre los problemas internos y afloja el impulso misionero, el Espíritu Santo – que guía la Iglesia – interviene: la purifica, la renueva y la lleva a la pureza de los orígenes. ¡Vuelven los tiempos apostólicos!

¿Acaso no es esto lo que el Papa Francisco está encarnando? Con gestos sencillos y opciones directas trata de que la Iglesia vuelva al Evangelio, promoviendo una Iglesia misionera y pastoral que camina, construye y evangeliza. Una Iglesia pobre, que predique los valores de la pobreza y anuncie a un Dios misericordioso. Al inspirarse en San Francisco, que quiso asumir como patrono, y teniendo el Concilio Vaticano II como punto de referencia, el Papa Bergoglio desempeña su ministerio petrino por medio de un testimonio de sencillez, de pobreza y de humildad. Con sus opciones hacia los pobres, sus gestos de cercanía, de apertura, de diálogo, de amor, de ternura, él está tratando de derribar las nuevas murallas que dividen la humanidad y construir nuevos puentes a través del diálogo y la solidaridad. Sus valientes intervenciones anuncian el Evangelio de Jesús y denuncian todo aquello que va en contra del plan de Dios sobre el Hombre, dentro de la Iglesia y fuera de ella, con gran convicción, con fuerza de parresía y con una visión sabia.

• ¿Según su opinión a que retos los Salesianos Cooperadores actuales?
Los Salesianos Cooperadores están llamados hoy en fidelidad a su vocación y misión salesiana a ser realmente cristianos en el corazón del mundo. ¿Y qué comporta esto? Tener una mentalidad y una praxis verdaderamente arraigadas en Jesús y en el Evangelio, con el estilo de Don Bosco y sus prioridades: los jóvenes, la educación, y el el Sistema Preventivo. A esto se añade hoy de manera urgente la pastoral familiar, en línea con la Carta post-sinodal sobre la Familia “Amoris Laetitia”.
La mentalidad cristiana, el pensar la realidad según la visión que se desprende de la palabra y del misterio de Cristo es hoy y será en el futuro uno de los puntos que más comprometen y más sometidos a prueba. Lo han puesto en claro dos cartas de Juan Pablo II: El esplendor de la Verdad y La fe y la razón, las dos Encíclicas de Benedicto XVI: Dios es Amor, Salvados en la Esperanza, y la escrita junto con Papa Francisco, El Don de la Fe, así como la su carta: El gozo del evangelio. Pero es parte irrenunciable del seguimiento. Sobre cada una de las cuestiones fundamentales de la existencia el cristiano debe hoy y lo mismo será mañana confrontarse hoy con opiniones diversas, que provocan orientaciones, opciones y comportamientos diferentes. Ejemplos cotidianos son la propiedad y el uso de los bienes materiales, la solidaridad y el sistema económico, el amor y la sexualidad, el matrimonio y la familia, la bioética y la paternidad-maternidad responsable. Detrás de todo está la libertad y la conciencia, el sentido de la vida y la condición humana, el bien y el mal.
El seguidor de Jesús será un espíritu vigilante, abierto y serenamente crítico en el ambiente de libertad y condicionamientos formado por el sistema democrático y la comunicación masiva.
Un motivo y una imagen atraviesan los evangelios: Jesús es la luz del mundo y de todo hombre que viene al mundo. Luz de la conciencia y luz sobre la realidad. Es el Verbo conforme al cual todo ha sido creado y en el cual todo encuentra sentido. Enseña por lo tanto a mirar las cosas y la historia desde la perspectiva justa y a dar a cada realidad su valor.
En el Evangelio lo vemos dedicado a instruir a los discípulos, no solo sobre las verdades religiosas, sino sobre la manera correcta de juzgar acontecimientos y realidades cotidianas: la dignidad de cada persona, la relación con las autoridades, el pago de los impuestos, la naturaleza del poder, las solidaridades legítimas o cerradas, las felicidades auténticas y las engañosas, el uso del dinero, la finalidad del placer, el valor de la vida, el uso del cuerpo.
El desfase entre desafíos de la cultura, libertaria y mediática y mentalidad de fe debe ser resuelto con una reflexión cristiana adecuada a las diversas fases de la vida. Hoy no es un lujo del cual se puede prescindir, sino necesidad vital para sobrevivir como creyentes.
En estos inicios del tercer milenio estamos asistiendo a hechos indicadores de un cambio de época, que exige una fe madura.
En el campo científico, tecnológico y mediático ya hemos señalado como hoy parece no haber límite alguno para el conocimiento de la realidad, con lo que ello comporta en el campo ético.
En el campo social, además de la crónica crisis económica y financiera de los últimos años, no habríamos imaginado pasar de una brevísima etapa de ‘paz mundial’ a un nuevo resurgimiento de guerras, que parecen anunciar trágicamente una tercera guerra mundial, como se ha atrevido a identificarla el Papa.
En fin, en el campo eclesial, hemos vivido un sucederse rápido y profundo del pontificado de Juan Pablo II, a Benedicto XVI, a Francisco. Debo decir que nos hemos visto iluminados por la abundancia y riqueza del Magisterio del Papa con su visión amplia de la realidad, su actitud positiva ante el mundo, sin desconocer sus enormes desafíos, y su claridad profética para enfrentarlos. Sus gestos, sus opciones, su empeño de renovación profunda de la Iglesia para volverla siempre más a Cristo, al Evangelio, a los pobres, su forma de entender la autoridad, su forma de comunicarse con todos, hecha de inmensa simpatía y apertura, no sólo están dándole una increíble autoridad moral a su persona, sino también una nueva aceptación del cristianismo, de la fe, de la Iglesia.
La identidad cristiana está siempre en movimiento y el seguidor es experto en el “sentido” más que en las técnicas. Desde esta perspectiva, no será un “fanático” sino uno que posee las razones de su esperanza.
Contemporáneamente a la maduración de la mentalidad el seguidor de Jesucristo se preocupará por las opciones, por las actitudes, por los comportamientos prácticos. Algunas palabras de Jesús alertan sobre la división entre el pensar y el obrar, entre el profesar y el hacer: “No quien dice Señor, Señor, entrará en el Reino, sino quien hace la voluntad del Padre”.
La fe exige un juicio concreto sobre el valor de las diversas opciones. Hoy este juicio no carece de dificultad. Frecuentemente conviven en la misma persona juicios ideales aceptables y formas de actuar discutibles.
¿Quiénes son los seguidores de Cristo y cómo se los distingue? Cuál era el credo de los primeros cristianos, es decir la lista de proposiciones a las cuales adherían mentalmente, los paganos no lo captaban inmediatamente y muchos ni lo entendían. Pero veían su estilo de vida: se amaban unos a otros como hermanos prescindiendo de nacionalidad, color y condición social; lo demostraban poniendo en común los bienes de modo que nadie pasara miseria; participaban juntos a la oración, eran en el ambiente elementos de reconciliación y elevaban el tono de la convivencia.
Poco tiempo después, la carta de un testigo a un pagano interesado en el cristianismo hacía notar que socialmente los cristianos no se distinguían de los demás: ellos participaban en la vida de la ciudad, se movían en las plaza y mercados como los demás, vestían y trabajaban como los otros ciudadanos. Pero individuaba algunas señales para descubrirlos: “maravillan a todos por su manera de estar juntos que tiene algo de extraordinario; cumplen con lealtad sus deberes de ciudadanos; se casan como todos y tienen hijos, pero no abandonan a los recién nacidos; son hombres, pero no actúan siguiendo el propio interés; obedecen a las leyes del estado, pero con su vida van más allá de la ley; son pobres, pero enriquecen a muchos”.
El seguir a Cristo se manifiesta en el culto y en la religión, pero no es sólo eso. Hay verdades, expresadas imperfectamente en proposiciones, a las que asentir; pero no como fin a sí mismas. El todo tiende a transformar la vida: los sentimientos, las actitudes, los comportamientos, las costumbres, para que correspondan a nuestra realidad de hijos de Dios, hermanos de Jesús, hombres y mujeres habitados por el Espíritu, fermento de la realidad en que vivimos.
Un programa completo para la mentalidad y la vida el seguidor lo encuentra en las Bienaventuranzas. Jesús las pronunció en un escenario estupendo que aún hoy nos impresiona: el monte, el verde declive, el lago, el sol brillante y cálido, que por la configuración del terreno llega a todas partes, el horizonte: una imagen impactante de la luminosidad y transparencia de la vida.
Las palabras ya entonces resonaban como grandes aspiraciones, pero se fueron cargando de significados aún más importantes en el correr del tiempo: hambre y sed de justicia, pureza de corazón, verdad en palabras y autenticidad en el obrar, pobreza, misericordia, paz, constancia en el bien, confianza en Dios.
Añadió promesas de bienes que comprenden y superan los deseos humanos: el reino de los cielos, la posesión de la tierra y de los corazones, la visión de Dios, la realización del deseo de felicidad, el gozo definitivo que nadie puede quitarnos.
Las Bienaventuranzas son el anuncio de un don presente, actual, que ya obra en el seguidor. Configuran el rostro y plasman el alma de quien ha nacido de Dios y lleva en sí el signo de este nacimiento. Al mismo tiempo proponen un compromiso frente a la vida y a la historia: realizar visiblemente los bienes anunciados, sembrarlos en nuestra época y darles visibilidad; apostar sobre su valor para la felicidad propia y de los demás: que la persona encontrará en ellos lo que su corazón busca y la historia su punto de consistencia y su plenitud.
Las Bienaventuranzas expresan el punto más alto del amor y de la gratuidad de parte de Dios y de parte del seguidor de Jesús. Se ha hablado de ellas como de una propuesta sin límites, abierta al infinito de la generosidad. Su significado se va entendiendo poco a poco a medida que se penetra la totalidad del Evangelio.
La paradoja cristiana consiste en entregarse a una aparente debilidad para buscar un bien duradero, en aceptar una derrota del momento esperando un eterno triunfo. Es, en efecto, debilidad para la mentalidad corriente la pobreza entendida no solo en sentido material, sino como capacidad de dar espacio a los proyectos de Dios antes que a los propios. Parecen derrota la mansedumbre y el espíritu de paz, cuando en el mundo prevalece la dureza contra los competidores, los adversarios, los diversos. Es locura ponerse de lado a sí mismo para buscar la solidaridad y compartir con los últimos, pensando que de ellos recibimos más de lo que donamos.
Por otro lado, la gente queda asombrada cuando se topa con quien sabe realizar todo eso. ¡Ha encontrado a uno que cree!

• Haciendo un ejercicio de imaginación ¿Qué cree usted que nos diría Don Bosco a la Familia Salesiana?
Creo que, después de haber celebrado el bicentenario de su nacimiento, Don Bosco nos invitaría a volver a él para comenzar de nuevo con renovado entusiasmo este tercer centenario. Esto significa conocerlo más profundamente, y para ello hoy disponemos de una historiografía crítica que nos permite rehacer con él camino exterior e interior que recorrió buscando siempre responder a la voluntad de Dios y a las necesidades de los jóvenes, especialmente las de los jóvenes más pobres, abandonados y en situación de riesgo psico-social.
Don Bosco nos pediría hoy volver a los jóvenes andando a buscarlos allí donde se encuentran, sin esperarlos a que vengan a nosotros, acogerlos sin prevenciones, escucharlos en sus aspiraciones más profundas pero también en sus desencantos, caminar junto con ellos, crear oportunidades para el desarrollo de sus energías de bien y de sus talentos y dimensiones, y progresivamente ayudarles a descubrir proyectos de vida para una eficaz integración en la sociedad, a encontrar su lugar en la Iglesia y, sobre todo, el sueño de su vida.
Don Bosco nos pediría hoy que buscáramos y lográramos, como Familia Salesiana, un mayor conocimiento recíproco, una formación conjunta y, en la medida de lo posible, una colaboración en la realización de la misión.
En fin, nos pediría que dejáramos más espacio en nuestra vida a la presencia materna de María Auxiliadora para que continúe acompañando y guiando nuestra familia espiritual apostólica, y nos haga descubrir lo que el Señor espera de nosotros: mayor celo misionero, mayor compromiso por los más pobres y marginados, mayor entrega a Jesús, a la construcción de su Reino.

 

Entrevista. Alberto López Escuer

 

 

Último Consejo Provincial del curso

f1a0c441-e0f4-447b-a20a-7a32fc92bed8

Fue el sábado día 12 de mayo –víspera de Madre Mazzarello – en Deusto –Bilbao. Un Consejo muy especial, pues coincidían los vocales salientes con los entrantes, también las Coordinadoras.
Palabras de agradecimiento de Mertxe Martín a su equipo de trabajo y dar la bienvenida a Raquel Sarabia –nueva Coordinadora electa-.
Una mañana de trabajo intensa donde se aprobaron cuatro promesas en Pamplona, la Asociación crece, es una buena noticia
Fuimos programando las fechas del curso que viene, está llena de momentos importantes de vida Asociativa, también preparamos la Fiesta Provincial que se celebrará el próximo 17 de junio en las Salesianas de Vitoria, una oportunidad de vernos y de compartir una jornada festiva.
Temas del propio gobierno de la Asociación ocuparon una parte del trabajo, una vez terminado el Consejo, compartimos mesa y mantel en un ambiente distendido donde las risas no faltaron, en un ambiente de fraternidad.
Así transcurrió el último Consejo del curso 2017-2018. Agradeciendo a los que han dado su tiempo y sus fuerzas para que la Asociación de Cooperadores siga el camino que trazó Don Bosco y los que asumen nuevas responsabilidades sepan ser signos y portadores del amor de Dios a los hermanos con los que compartimos carisma.

Alberto López Escuer

Julia Varela:” Eurovisión es uno de los mayores espectáculos televisivos del mundo”

julia_punos2.jpg 1

Julia Varela es una periodista que lo mismo la puedes ver en “Comando Actualidad”  que en “Las mañana de la 1”, inquieta, observadora, ama su profesión y eso se nota  por cuarto año va a comentar el Festival de Eurovisión de ello hablamos con esta periodista que afronta cada uno de sus trabajos con su sonrisa infinita

¿Qué supone para Julia Varela estar en un Festival  tan importante como el de Eurovisión?

Es mi cuarto año ya como comentarista y me siento muy realizada profesionalmente por ello. Eurovisión es uno de los mayores espectáculos televisivos del mundo. Que yo pueda aportar mi grano de arena para que el show llegue de la mejor manera posible al espectador, es un orgullo para mí, como periodista especializada en radio y televisión.

Ha habido unos años que Eurovisión no ha sido muy seguido en nuestro país ¿A qué crees que es debido este repunte  en la audiencia de los últimos festivales?

Las victorias de España en el festival de Eurovisión son lejanas. Con el paso del tiempo, quizás la audiencia se ha decepcionado por los escasos logros, pero también es cierto que ha habido temporadas mejores y peores. La actuación de Rosa López en 2001 arrasó audímetros y, en general, en la década de los 90, a España no le fue nada mal. Ahora nos toca recuperar el ritmo que han comenzado a marcar excelentes actuaciones como las de Pastora Soler y Ruth Lorenzo, ambas en el puesto décimo de la final, en sus respectivas ediciones.

¿Cómo son los días previos al Festival?

Son días de preparativos, de empaparte de la información sobre los 43 participantes de la edición, de escuchar mucha música

La última victoria de España en Eurovisión fue hace años  ¿Ves a Amaia y Alfred con posibilidades de suceder en el Palmarés a Salomé, nuestra última ganadora?

Claro que sí. Apuesto por ellos, por su canción romántica y pegadiza, muy bien cantada, y, sobre todo, por la química que ambos derrochan en el escenario.

¿Qué te parece la canción que nos representa?

En Eurovisión siempre han funcionado las baladas. La melodía es bella, fácil de recordar, ellos transmiten mucha sinceridad y crean una atmósfera íntima que creo que puede enganchar a Europa.

¿Cuáles son los rivales a tener en cuenta?

Es difícil vaticinar rivales antes de ver y escuchar todas las canciones en escena. Pero sí es cierto que hay temas que, de partida, han llamado más la atención y las casas de apuestas eurovisivas los sitúan entre los favoritos: Israel, República Checa, Bélgica y Estonia son competencia sin duda para Alfred y Amaia en esta edición

¿Cómo se vive Eurovisión desde la cabina de retransmisión?

Con emoción, mucho trabajo en equipo y, por encima de todo, muchas ganas de que España obtenga su tercera victoria en la historia del festival.

 

En la historia de Eurovisión ¿Con qué canciones te quedarías?

Hay varias que me han marcado y que todavía hoy tarareo: Puppet on a string de Sandie Shaw, ganadora del festival en 1967 por Reino Unido, es una de mis favoritas. Y, por supuesto, Eres tú de Mocedades, la canción española en la historia del festival que más repercusión y ventas ha obtenido

 

Entrevista: Alberto López Escuer 

Pedro Aguado: “Creo que en el tiempo que vivimos, hay algunos desafíos específicos que influirán mucho en las Escuelas Pías”

Pedro Aguado.jpg 1

El Padre Pedro Aguado es Superior General de los Escolapios, en esta entrevista  entre otros temas nos habla de su vocación, los retos a los que se enfrentan los Escolapios, su día a día intenso donde Dios está muy presente  

 

1.- ¿Cómo conoció a los Escolapios?

Yo fui alumno de los Escolapios desde niño, en el Colegio Calasancio de Bilbao.  Ahí les conocí y conocí a San José de Calasanz. Y me entusiasmé con la misión escolapia. No tengo duda de que mis años en el colegio fueron decisivos para configurar mi vocación escolapia.

 

2.- ¿Cómo sintió la llamada a la vida religiosa? ¿Por qué Escolapio?

Yo sentí la vocación en mis años escolares. En el colegio vivía un ambiente religioso, con un dinamismo pastoral muy rico y muy fuerte. Teníamos experiencias de ejercicios espirituales, de trabajo solidario, de grupos de fe, de acompañamiento. Y poco a poco, en este contexto, un joven se atreve a hacerse la pregunta esencial: ¿qué es lo que Dios quiere de mí? O lo que es lo mismo, ¿qué es lo que hay en el fondo de mí mismo y que quero llevar a plenitud? Y desde ahí, poco a poco, fui configurando la respuesta. También fue decisiva mi experiencia familiar, porque me ayudó a crecer con alegría y con fe.

Creo que soy escolapio porque crecí en un colegio escolapio, me entusiasmé con la vida y misión escolapias, y me decidí con claridad. Pero una vez tomada la decisión, el reto es crecer, ser fiel, madurar, y encarnar con autenticidad la vocación elegida. Y eso es tarea de toda la vida. Sigo trabajando en ello.

 

3.- ¿Qué episodio de la vida de San Jose de Calasanz le llama la atención?

La vida de Calasanz es apasionante. Podría citar numerosos episodios de su vida para responder a esta pregunta. Pero se me pide sólo uno. Lo voy a intentar. Siendo ya muy anciano, el Papa toma la decisión de cerrar la Orden Escolapia fundada por él. Después de toda una vida de entrega y de lucha, la Iglesia le dice que no. Entonces, él escribe una carta extraordinaria a los escolapios que estaban ya por diversos países de Europa, y les pide cuatro cosas: manténgase unidos, sigan trabajando por los niños, confíen en Dios y no pierdan la alegría. Pocos años después, la Orden fue restaurada y creció, floreciente, por el mundo. Yo hago referencia muchas veces a estas palabas de Calasanz para animar la vocación de mis hermanos.

 

4.- ¿Cómo ve a los jóvenes respecto a la iglesia?

“Los jóvenes” es un concepto muy amplio. Hay muchos tipos de jóvenes y diversos estilos de relación con la Iglesia. Yo voy a responder pensando en los jóvenes cercanos a la fe, que tratan de vivir como cristianos. Yo les veo ansiosos de una Iglesia capaz de caminar con ellos y de construir con ellos una comunidad cristiana creíble en la que poder compartir el tesoro de fe que han descubierto. Ansiosos, esperanzados y dispuestos a luchar por ello. No les podemos fallar. No existe la Iglesia sin ellos.

 

5. ¿Qué estrategia cree que se debería seguir para que se acercaran a ella?

Sólo hay una estrategia: el Evangelio. Vivirlo con autenticidad; anunciarlo con audacia; proponerlo con cercanía; testimoniarlo en el día a día; tomar las decisiones organizativas y misioneras buscando honestamente que respondan al Evangelio; y, sobre todo, confiando en la capacidad de los jóvenes para vivirlo.

El desafío es convertir todo esto en opciones, en estilos de evangelización, en prioridades. Se puede y se debe hacer.

Pienso que todas las instituciones y comunidades de la Iglesia deben reflexionar sobre este desafío y tomar decisiones. Y estoy convencido de que un colegio es una plataforma extraordinaria para avanzar en esa vinculación de los jóvenes con la vida cristiana. Pero un colegio verdaderamente comprometido con la evangelización, sostenido y animado por una comunidad cristiana que sea su “alma”, capaz de proponer procesos pastorales completos a los jóvenes, bien ubicado en el conjunto de la vida eclesial y capaz de escuchar y proponer, capaz de acompañar también a los jóvenes cuando dejan la edad escolar, etc. Es decir, un colegio capaz de trascender sus propios límites para poder llegar a quienes buscan de modo nuevo.

 

6.- ¿Cómo es un día en su vida?

Cada día tiene su afán. Como General de una Orden religiosa que está extendida por todos los continentes, hay días muy diversos. Días de despacho, de aeropuertos, de entrevistas, de reuniones… Pero procuro que en cada día nunca falta la Eucaristía, la oración comunitaria y personal, el encuentro fraterno con los hermanos de la comunidad en la que esté, la comunicación vía correo electrónico con escolapios de todo el mundo y un buen rato de lectura. Mi misión es animar las Escuelas Pías como lo haría el fundador. Es un objetivo inalcanzable, pero me ayuda planteármelo.

 

7.- ¿Que sintió cuando fue elegido Superior General de los Escolapios?

En mi elección como Superior General viví una mezcla de sentimientos, que luego poco a poco fui ordenando y clarificando. Yo diría que sentimientos de responsabilidad, de confianza en Dios, de firme resolución para aceptar lo que se me pedía, y de paz interior. Y creo que esos sentimientos se mantienen hoy, nueve años después.

 

8.- ¿Qué retos piensas que deben asumir los Escolapios en el Siglo XXI?

Los retos son los mismos de siempre, pero en el contexto nuevo del siglo XXI. Los escolapios necesitamos vivir a fondo la vocación, convocar a otros a vivirla y seguir llevando adelante el reto de la educación integral, para todos, a lo largo del siglo XXI.

Creo que en el tiempo que vivimos, hay algunos desafíos específicos que influirán mucho en las Escuelas Pías, y pienso que en el conjunto de la Vida Consagrada. Estoy hablando de la interculturalidad; de la construcción de un nuevo sujeto escolapio junto con personas laicas identificadas con el carisma de Calasanz; de la dinámica “en salida” que el Papa Francisco está proponiendo para toda la Iglesia; de la generación de procesos educativos y pastorales integrales que acompañen la vida de los jóvenes hasta la edad adulta y que, junto con ellos, siga generando vida y misión escolapias, del imparable crecimiento en plataformas de misión, etc.

Vivimos, y viviremos, tiempos apasionantes. Algunos creen que son difíciles, pero yo creo que son extraordinarios.

 

9.- ¿Qué está aportando en su opinión el pontificado de Francisco a la iglesia?

Francisco está ayudando a la Iglesia a poner su punto de mira en lo central: en la vivencia y anuncio del Evangelio, en la preferencia por los pobres, en la lucha por una Iglesia más abierta, acogedora y promotora de justicia y misericordia. Sus gestos, sus palabras y su mensaje nos ayudan a ser conscientes de que la Iglesia no está para sí misma, sino para el Reino. Pienso que su pontificado está siendo un regalo para la Iglesia, y va a marcar profundamente nuestro próximo futuro en línea de misión, de autenticidad y de coraje apostólico.

 

10.- ¿Cómo se puede ser hoy signo y portador del amor de Dios?

El amor de Dios siempre nos desborda, y es más grande de todo lo que podamos hacer  transmitir. Nunca podremos ser signos plenos de ese amor, porque es más grande que el nuestro. Pero podemos hacer algo: crecer en conciencia del amor recibido, acompañar a las personas que Dios pone en nuestro camino para ayudarles a hacerse conscientes a su vez de ese amor, y viviendo nuestra fe y nuestra vida en profunda unión, de modo que los valores del Evangelio se expresen en lo que hacemos y decidimos cada día. Las personas sencillas y de fe, capaces de ver en el otro a un hermano, pueden ser pequeños signos del amor de Dios. Y esta es una vocación extraordinaria.

 

Entrevista: Alberto López Escuer

FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO

DSCF5076

Nos reunimos para vivir la historia de amor más grande jamás contada, la Pascua, esa entrega de Jesús que nos amó hasta el extremo. Éramos setenta personas de diferentes edades, Somalo, como los últimos años, y ya van diez, nos acogía, veníamos diferentes lugares – Bilbao, Barakaldo, Burgos, Madrid, Pamplona, Santander-.

Jesus de Nazaret nos “primeriaba” como dice el Papa Francisco, Él estaba ya allí. Viviríamos en esos días la muerte y resurrección de un hombre justo, del Hijo de Dios. Unas dinámicas para conocernos nos ayudaron a romper el hielo, somos una gran familia y eso se notó desde el principio. Las celebraciones de estos días las preparamos entre todos, cada uno aportó su granito de arena, también la limpieza de la casa y demás labores, nos ayudaron mucho para unirnos.

 

JUEVES SANTO
La celebración del amor fraterno, del servicio, de la Última Cena de Jesús con sus Apóstoles, fue un momento de recogimiento, de servicio a los demás, de profunda oración donde el que quiera ser primero que sea el último, algunos en representación de la comunidad se dejaron lavar los pies, tiempo de contemplación, no fue el único en estos días. La eucaristía no acabó, lo haría en la Vigilia Pascual.
La noche nos llevó a Getsemaní, a la hora decisiva donde todo se iba a precipitar, fue una oración preparada con mimo, que abrió la puerta de nuestros corazones, fuimos capaces de velar una hora con ÉL.

VIERNES SANTO
Amanecimos y rezamos en grupos – en familias- Vivimos el Viacrucis acompañamos a Jesús en un momento tan difícil, lo vimos caer y volver a levantarse, ser motivo de burlas, de golpes…En Él estaban representados todos los que hoy sufren de manera injusta.
La liturgia de la tarde nos llevó a la Cruz, a ver morir a Jesús casi solo acompañado al pie de la cruz por su madre, el discípulo amado y pocos más.
Lo habían dejado solo, cuánto sufrimiento, parecía que todo estaba perdido, pero solo parecía.
Jóvenes, mayores, niños nos postramos alrededor de la Cruz y dejamos escritas en un papel en ella, nuestras cruces las que nos acompañan día a día. Jesús las tomó y cargó con ellas, nos ayudó como a Él le ayudó el Cirineo.
Después todos vimos la película “Lo que la verdad importa” que habla de dones, talentos, que a veces no queremos desarrollar y también en cierto modo nos anticipaba la fiesta de la resurrección del día siguiente.
La noche la dedicamos a acompañar a Maria junto a la Cruz, en esas horas de gran sufrimiento donde vio morir a su hijo de forma violenta, cuánto dolor albergó su corazón, solo quien es madre puede comprender eso, ver morir a un hijo tan joven y de esa manera.

SABADO SANTO
El desierto, el encuentro con nosotros mismos, el camino a nuestro interior, el profundizar en lo vivido hasta ese momento. Encontrarnos con la soledad habitada del amor de Dios.
Ese fue el motivo de la mañana y parte de la tarde del Sábado, tras esas horas en soledad, vino la fiesta de la Misericordia, donde tuvimos la ocasión de experimentar la bondad del Padre Dios una vez más, por medio del Sacramento de la Reconciliación.
Tras ese precioso momento, preparamos la gran celebración de la Vigilia Pascual, por grupos, una celebración preparada con alegría y conscientes de que es la celebración más importante que celebran los cristianos.

VIGILIA PASCUAL
Era imposible conseguir una oscuridad total, un lucero enorme nos iluminaba entorno a la hoguera. Tras la bendición del fuego y el encendido de cada una de las velas que portábamos cada uno, iniciamos un recorrido envuelto en notas y cánticos. Y debajo del arco de la entrada a Somalo el Pregón Pascual comenzó a inundar la noche con los anuncios y denuncias que desde la LUZ del fuego renovado intentamos proclamar al viento de la fría noche. Siguiendo con ese camino de liberación como pueblo, llegamos a la puerta de acceso al chafarín allí, desde lo alto. continuó nuestro Pregón Pascual a cuatro voces y con la melodía de agua como fondo, fuimos siendo introducidos a las lecturas, historia de la salvación, la creación, Abraham, el Éxodo, San Pablo y las mujeres en el sepulcro donde el ángel les dice que no busquen entre los muertos a aquel que está vivo.
La renuncia y la renovación de nuestra Fe en este seguimiento al Dios Padre de Jesús de Nazaret, reafirmó nuestro querer seguir haciendo Reino aquí entre nosotros, con los ojos puestos en los más pequeños, en los débiles. De nuevo el agua toma el protagonismo y tras la bendición del agua comenzó el bautismo, lo realizamos por grupo familia uniendo nuestras manos, un símbolo del camino comunitario que estamos llamados a hacer.
Nuestras voces y las guitarras fueron llenando cada momento de una sentida expresión personal y comunitaria. Llegó el momento del pan y el vino, y tras la consagración nos dispusimos de nuevo a recibir y decir que “sí“ a Dios Padre, que entre y desordene amorosamente nuestra vida. Y antes de estallar en Aleluyas y recibir la bendición recibimos todos el símbolo que como cristianos nos acompaña en nuestro peregrinaje, LA CRUZ, que nos fue puesta uno a uno recordándonos que sin cruz no hay salvación. Y ahora sí, nuestros Aleluyas, los cánticos, las campañas, los petardos…..la alegría de la Resurrección se respiraba en todas las esquinas de Somalo, se veía en todas las miradas, … La Vigilia Pascual nos había llevado a que FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO.
DOMINGO DE RESURRECION
Nos levantamos con la sonrisa puesta, era el momento de irnos a nuestros lugares de origen a ser Signos y portadores del amor de Dios. Sin olvidar transmitir que  FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO.

 

Lourdes Rojo – Alberto López

Raquel Sarabia: “Con toda la humildad del mundo intento ser una buena cristiana y una honrada ciudadana”

Raquel

Raquel Sarabia desde el pasado 4 de marzo es la nueva Coordinadora Provincial de la Provincia “San Francisco Javier “de Bilbao, mucho trabajo por delante pero lo afronta con ilusión y ganas. Una entrevista que nos habla al corazón
1. ¿Quién es Raquel Sarabia? Preséntate por favor
¿Quién soy? Hace poco un compañero, tras un conflicto de trabajo, me dijo que era una buena persona… Esas palabras fueron para mí un verdadero bálsamo en un momento laboral muy difícil y me hicieron llorar… En un ámbito secular que se me vea de esta forma realmente me reconforta y emociona. Con toda la humildad del mundo intento ser una buena cristiana y una honrada ciudadana.

2. ¿Cómo conociste a los salesianos?
Desde pequeñita, el patio del colegio de los salesianos fue mi espacio de juego. A pesar de que fui a un colegio femenino y el de los salesianos era de chicos, siempre he sentido que mi formación personal y vital fue en ese patio, en el Oratorio…

3. ¿Cuándo te planteaste la vocación de salesiana cooperadora?
Recuerdo perfectamente cuando en los pórticos del colegio mi admirado Txema Martínez, sdb, cuando era muy jovencita me dijo que ser salesiano es lo mejor del mundo. Tengo esas palabras grabadas en mi mente y en mi corazón. Mi vocación como salesiana cooperadora la explico siempre como algo natural en mi vida, no sé mirar de otra forma, no entiendo la vida sin esta vocación.

4. ¿Cuáles han sido las personas referentes de tu vida?
Como no quiero olvidarme de ninguna no voy a dar nombres… Una reflexión a la que me llevaban estos referentes es porqué personas tan inteligentes “perdían” el tiempo jugando, hablando, riendo con una niña como yo. Y esto es lo que me ha atraído, lo que despertó mi vocación, lo que se convirtió en mi meta porque así lo sentí yo, que los jóvenes no sean solamente amados, sino que se den cuenta de que se les ama.

5. ¿Qué sentiste cuando te nombraron Coordinadora Provincial?
En el momento de los aplausos tras las votaciones sentí una paz que me sorprendió. Di el paso adelante de ofrecer mi servicio porque sentía que era el momento, tengo la necesidad de corresponder todo lo que ha hecho la familia salesiana por mí.

6. ¿Cuáles serán tus líneas de actuación?
Todavía no lo sé, como equipo en el Consejo Provincial pensaremos, idearemos… Pero una idea transversal será conocernos más y mejor los salesianos cooperadores con promesa y en formación de la provincia “San Francisco Javier”. Hace poco en una de las reuniones de mi grupo comentando el Aguinaldo 2018 leíamos “el diálogo ayuda a deshacer equívocos, a descubrirse en autenticidad…” Este es mi reto, dialogar, escuchar, acompañar…

7. ¿Cómo ves a los salesianos cooperadores de nuestra Provincia?
Los veo como toda familia con fortalezas y debilidades. Tenemos problemas pero tenemos muchas, muchas cosas bonitas y buenas. En el mundo de la Calidad hay una “máxima” que dice que no hay culpables sino áreas de mejora, así lo creo, tenemos cosas que mejorar pero partimos de una base sólida y de cariño.

8. ¿A qué retos de futuro crees que se enfrenta la Familia Salesiana?
En este mundo donde el individualismo y la competencia adquieren un valor, acompañar para transformar las vidas de nuestros jóvenes supone un reto a alcanzar.

9. Según tu opinión ¿Cómo se puede ser hoy signo y portador del amor de Dios a los jóvenes?
Mis referentes salesianos calaron en mí con su presencia, sus gestos, sus sonrisas, su ejemplo. Así pues, si vives “en salesiano” transmites y con naturalidad te conviertes en signo y portador del amor de Dios.

10. Haciendo un ejercicio de imaginación ¿Qué crees que nos diría Don Bosco a la Familia Salesiana?
Don Bosco se acercaría a cada uno de nosotros y nos diría al oído que cuidemos y mimemos nuestros encuentros con los niños y jóvenes, jugando en el patio, rezando, estudiando, etc. acompañándoles.

 

Entrevista: Alberto López Escuer