Julia Varela:” Eurovisión es uno de los mayores espectáculos televisivos del mundo”

julia_punos2.jpg 1

Julia Varela es una periodista que lo mismo la puedes ver en “Comando Actualidad”  que en “Las mañana de la 1”, inquieta, observadora, ama su profesión y eso se nota  por cuarto año va a comentar el Festival de Eurovisión de ello hablamos con esta periodista que afronta cada uno de sus trabajos con su sonrisa infinita

¿Qué supone para Julia Varela estar en un Festival  tan importante como el de Eurovisión?

Es mi cuarto año ya como comentarista y me siento muy realizada profesionalmente por ello. Eurovisión es uno de los mayores espectáculos televisivos del mundo. Que yo pueda aportar mi grano de arena para que el show llegue de la mejor manera posible al espectador, es un orgullo para mí, como periodista especializada en radio y televisión.

Ha habido unos años que Eurovisión no ha sido muy seguido en nuestro país ¿A qué crees que es debido este repunte  en la audiencia de los últimos festivales?

Las victorias de España en el festival de Eurovisión son lejanas. Con el paso del tiempo, quizás la audiencia se ha decepcionado por los escasos logros, pero también es cierto que ha habido temporadas mejores y peores. La actuación de Rosa López en 2001 arrasó audímetros y, en general, en la década de los 90, a España no le fue nada mal. Ahora nos toca recuperar el ritmo que han comenzado a marcar excelentes actuaciones como las de Pastora Soler y Ruth Lorenzo, ambas en el puesto décimo de la final, en sus respectivas ediciones.

¿Cómo son los días previos al Festival?

Son días de preparativos, de empaparte de la información sobre los 43 participantes de la edición, de escuchar mucha música

La última victoria de España en Eurovisión fue hace años  ¿Ves a Amaia y Alfred con posibilidades de suceder en el Palmarés a Salomé, nuestra última ganadora?

Claro que sí. Apuesto por ellos, por su canción romántica y pegadiza, muy bien cantada, y, sobre todo, por la química que ambos derrochan en el escenario.

¿Qué te parece la canción que nos representa?

En Eurovisión siempre han funcionado las baladas. La melodía es bella, fácil de recordar, ellos transmiten mucha sinceridad y crean una atmósfera íntima que creo que puede enganchar a Europa.

¿Cuáles son los rivales a tener en cuenta?

Es difícil vaticinar rivales antes de ver y escuchar todas las canciones en escena. Pero sí es cierto que hay temas que, de partida, han llamado más la atención y las casas de apuestas eurovisivas los sitúan entre los favoritos: Israel, República Checa, Bélgica y Estonia son competencia sin duda para Alfred y Amaia en esta edición

¿Cómo se vive Eurovisión desde la cabina de retransmisión?

Con emoción, mucho trabajo en equipo y, por encima de todo, muchas ganas de que España obtenga su tercera victoria en la historia del festival.

 

En la historia de Eurovisión ¿Con qué canciones te quedarías?

Hay varias que me han marcado y que todavía hoy tarareo: Puppet on a string de Sandie Shaw, ganadora del festival en 1967 por Reino Unido, es una de mis favoritas. Y, por supuesto, Eres tú de Mocedades, la canción española en la historia del festival que más repercusión y ventas ha obtenido

 

Entrevista: Alberto López Escuer 

Pedro Aguado: “Creo que en el tiempo que vivimos, hay algunos desafíos específicos que influirán mucho en las Escuelas Pías”

Pedro Aguado.jpg 1

El Padre Pedro Aguado es Superior General de los Escolapios, en esta entrevista  entre otros temas nos habla de su vocación, los retos a los que se enfrentan los Escolapios, su día a día intenso donde Dios está muy presente  

 

1.- ¿Cómo conoció a los Escolapios?

Yo fui alumno de los Escolapios desde niño, en el Colegio Calasancio de Bilbao.  Ahí les conocí y conocí a San José de Calasanz. Y me entusiasmé con la misión escolapia. No tengo duda de que mis años en el colegio fueron decisivos para configurar mi vocación escolapia.

 

2.- ¿Cómo sintió la llamada a la vida religiosa? ¿Por qué Escolapio?

Yo sentí la vocación en mis años escolares. En el colegio vivía un ambiente religioso, con un dinamismo pastoral muy rico y muy fuerte. Teníamos experiencias de ejercicios espirituales, de trabajo solidario, de grupos de fe, de acompañamiento. Y poco a poco, en este contexto, un joven se atreve a hacerse la pregunta esencial: ¿qué es lo que Dios quiere de mí? O lo que es lo mismo, ¿qué es lo que hay en el fondo de mí mismo y que quero llevar a plenitud? Y desde ahí, poco a poco, fui configurando la respuesta. También fue decisiva mi experiencia familiar, porque me ayudó a crecer con alegría y con fe.

Creo que soy escolapio porque crecí en un colegio escolapio, me entusiasmé con la vida y misión escolapias, y me decidí con claridad. Pero una vez tomada la decisión, el reto es crecer, ser fiel, madurar, y encarnar con autenticidad la vocación elegida. Y eso es tarea de toda la vida. Sigo trabajando en ello.

 

3.- ¿Qué episodio de la vida de San Jose de Calasanz le llama la atención?

La vida de Calasanz es apasionante. Podría citar numerosos episodios de su vida para responder a esta pregunta. Pero se me pide sólo uno. Lo voy a intentar. Siendo ya muy anciano, el Papa toma la decisión de cerrar la Orden Escolapia fundada por él. Después de toda una vida de entrega y de lucha, la Iglesia le dice que no. Entonces, él escribe una carta extraordinaria a los escolapios que estaban ya por diversos países de Europa, y les pide cuatro cosas: manténgase unidos, sigan trabajando por los niños, confíen en Dios y no pierdan la alegría. Pocos años después, la Orden fue restaurada y creció, floreciente, por el mundo. Yo hago referencia muchas veces a estas palabas de Calasanz para animar la vocación de mis hermanos.

 

4.- ¿Cómo ve a los jóvenes respecto a la iglesia?

“Los jóvenes” es un concepto muy amplio. Hay muchos tipos de jóvenes y diversos estilos de relación con la Iglesia. Yo voy a responder pensando en los jóvenes cercanos a la fe, que tratan de vivir como cristianos. Yo les veo ansiosos de una Iglesia capaz de caminar con ellos y de construir con ellos una comunidad cristiana creíble en la que poder compartir el tesoro de fe que han descubierto. Ansiosos, esperanzados y dispuestos a luchar por ello. No les podemos fallar. No existe la Iglesia sin ellos.

 

5. ¿Qué estrategia cree que se debería seguir para que se acercaran a ella?

Sólo hay una estrategia: el Evangelio. Vivirlo con autenticidad; anunciarlo con audacia; proponerlo con cercanía; testimoniarlo en el día a día; tomar las decisiones organizativas y misioneras buscando honestamente que respondan al Evangelio; y, sobre todo, confiando en la capacidad de los jóvenes para vivirlo.

El desafío es convertir todo esto en opciones, en estilos de evangelización, en prioridades. Se puede y se debe hacer.

Pienso que todas las instituciones y comunidades de la Iglesia deben reflexionar sobre este desafío y tomar decisiones. Y estoy convencido de que un colegio es una plataforma extraordinaria para avanzar en esa vinculación de los jóvenes con la vida cristiana. Pero un colegio verdaderamente comprometido con la evangelización, sostenido y animado por una comunidad cristiana que sea su “alma”, capaz de proponer procesos pastorales completos a los jóvenes, bien ubicado en el conjunto de la vida eclesial y capaz de escuchar y proponer, capaz de acompañar también a los jóvenes cuando dejan la edad escolar, etc. Es decir, un colegio capaz de trascender sus propios límites para poder llegar a quienes buscan de modo nuevo.

 

6.- ¿Cómo es un día en su vida?

Cada día tiene su afán. Como General de una Orden religiosa que está extendida por todos los continentes, hay días muy diversos. Días de despacho, de aeropuertos, de entrevistas, de reuniones… Pero procuro que en cada día nunca falta la Eucaristía, la oración comunitaria y personal, el encuentro fraterno con los hermanos de la comunidad en la que esté, la comunicación vía correo electrónico con escolapios de todo el mundo y un buen rato de lectura. Mi misión es animar las Escuelas Pías como lo haría el fundador. Es un objetivo inalcanzable, pero me ayuda planteármelo.

 

7.- ¿Que sintió cuando fue elegido Superior General de los Escolapios?

En mi elección como Superior General viví una mezcla de sentimientos, que luego poco a poco fui ordenando y clarificando. Yo diría que sentimientos de responsabilidad, de confianza en Dios, de firme resolución para aceptar lo que se me pedía, y de paz interior. Y creo que esos sentimientos se mantienen hoy, nueve años después.

 

8.- ¿Qué retos piensas que deben asumir los Escolapios en el Siglo XXI?

Los retos son los mismos de siempre, pero en el contexto nuevo del siglo XXI. Los escolapios necesitamos vivir a fondo la vocación, convocar a otros a vivirla y seguir llevando adelante el reto de la educación integral, para todos, a lo largo del siglo XXI.

Creo que en el tiempo que vivimos, hay algunos desafíos específicos que influirán mucho en las Escuelas Pías, y pienso que en el conjunto de la Vida Consagrada. Estoy hablando de la interculturalidad; de la construcción de un nuevo sujeto escolapio junto con personas laicas identificadas con el carisma de Calasanz; de la dinámica “en salida” que el Papa Francisco está proponiendo para toda la Iglesia; de la generación de procesos educativos y pastorales integrales que acompañen la vida de los jóvenes hasta la edad adulta y que, junto con ellos, siga generando vida y misión escolapias, del imparable crecimiento en plataformas de misión, etc.

Vivimos, y viviremos, tiempos apasionantes. Algunos creen que son difíciles, pero yo creo que son extraordinarios.

 

9.- ¿Qué está aportando en su opinión el pontificado de Francisco a la iglesia?

Francisco está ayudando a la Iglesia a poner su punto de mira en lo central: en la vivencia y anuncio del Evangelio, en la preferencia por los pobres, en la lucha por una Iglesia más abierta, acogedora y promotora de justicia y misericordia. Sus gestos, sus palabras y su mensaje nos ayudan a ser conscientes de que la Iglesia no está para sí misma, sino para el Reino. Pienso que su pontificado está siendo un regalo para la Iglesia, y va a marcar profundamente nuestro próximo futuro en línea de misión, de autenticidad y de coraje apostólico.

 

10.- ¿Cómo se puede ser hoy signo y portador del amor de Dios?

El amor de Dios siempre nos desborda, y es más grande de todo lo que podamos hacer  transmitir. Nunca podremos ser signos plenos de ese amor, porque es más grande que el nuestro. Pero podemos hacer algo: crecer en conciencia del amor recibido, acompañar a las personas que Dios pone en nuestro camino para ayudarles a hacerse conscientes a su vez de ese amor, y viviendo nuestra fe y nuestra vida en profunda unión, de modo que los valores del Evangelio se expresen en lo que hacemos y decidimos cada día. Las personas sencillas y de fe, capaces de ver en el otro a un hermano, pueden ser pequeños signos del amor de Dios. Y esta es una vocación extraordinaria.

 

Entrevista: Alberto López Escuer

FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO

DSCF5076

Nos reunimos para vivir la historia de amor más grande jamás contada, la Pascua, esa entrega de Jesús que nos amó hasta el extremo. Éramos setenta personas de diferentes edades, Somalo, como los últimos años, y ya van diez, nos acogía, veníamos diferentes lugares – Bilbao, Barakaldo, Burgos, Madrid, Pamplona, Santander-.

Jesus de Nazaret nos “primeriaba” como dice el Papa Francisco, Él estaba ya allí. Viviríamos en esos días la muerte y resurrección de un hombre justo, del Hijo de Dios. Unas dinámicas para conocernos nos ayudaron a romper el hielo, somos una gran familia y eso se notó desde el principio. Las celebraciones de estos días las preparamos entre todos, cada uno aportó su granito de arena, también la limpieza de la casa y demás labores, nos ayudaron mucho para unirnos.

 

JUEVES SANTO
La celebración del amor fraterno, del servicio, de la Última Cena de Jesús con sus Apóstoles, fue un momento de recogimiento, de servicio a los demás, de profunda oración donde el que quiera ser primero que sea el último, algunos en representación de la comunidad se dejaron lavar los pies, tiempo de contemplación, no fue el único en estos días. La eucaristía no acabó, lo haría en la Vigilia Pascual.
La noche nos llevó a Getsemaní, a la hora decisiva donde todo se iba a precipitar, fue una oración preparada con mimo, que abrió la puerta de nuestros corazones, fuimos capaces de velar una hora con ÉL.

VIERNES SANTO
Amanecimos y rezamos en grupos – en familias- Vivimos el Viacrucis acompañamos a Jesús en un momento tan difícil, lo vimos caer y volver a levantarse, ser motivo de burlas, de golpes…En Él estaban representados todos los que hoy sufren de manera injusta.
La liturgia de la tarde nos llevó a la Cruz, a ver morir a Jesús casi solo acompañado al pie de la cruz por su madre, el discípulo amado y pocos más.
Lo habían dejado solo, cuánto sufrimiento, parecía que todo estaba perdido, pero solo parecía.
Jóvenes, mayores, niños nos postramos alrededor de la Cruz y dejamos escritas en un papel en ella, nuestras cruces las que nos acompañan día a día. Jesús las tomó y cargó con ellas, nos ayudó como a Él le ayudó el Cirineo.
Después todos vimos la película “Lo que la verdad importa” que habla de dones, talentos, que a veces no queremos desarrollar y también en cierto modo nos anticipaba la fiesta de la resurrección del día siguiente.
La noche la dedicamos a acompañar a Maria junto a la Cruz, en esas horas de gran sufrimiento donde vio morir a su hijo de forma violenta, cuánto dolor albergó su corazón, solo quien es madre puede comprender eso, ver morir a un hijo tan joven y de esa manera.

SABADO SANTO
El desierto, el encuentro con nosotros mismos, el camino a nuestro interior, el profundizar en lo vivido hasta ese momento. Encontrarnos con la soledad habitada del amor de Dios.
Ese fue el motivo de la mañana y parte de la tarde del Sábado, tras esas horas en soledad, vino la fiesta de la Misericordia, donde tuvimos la ocasión de experimentar la bondad del Padre Dios una vez más, por medio del Sacramento de la Reconciliación.
Tras ese precioso momento, preparamos la gran celebración de la Vigilia Pascual, por grupos, una celebración preparada con alegría y conscientes de que es la celebración más importante que celebran los cristianos.

VIGILIA PASCUAL
Era imposible conseguir una oscuridad total, un lucero enorme nos iluminaba entorno a la hoguera. Tras la bendición del fuego y el encendido de cada una de las velas que portábamos cada uno, iniciamos un recorrido envuelto en notas y cánticos. Y debajo del arco de la entrada a Somalo el Pregón Pascual comenzó a inundar la noche con los anuncios y denuncias que desde la LUZ del fuego renovado intentamos proclamar al viento de la fría noche. Siguiendo con ese camino de liberación como pueblo, llegamos a la puerta de acceso al chafarín allí, desde lo alto. continuó nuestro Pregón Pascual a cuatro voces y con la melodía de agua como fondo, fuimos siendo introducidos a las lecturas, historia de la salvación, la creación, Abraham, el Éxodo, San Pablo y las mujeres en el sepulcro donde el ángel les dice que no busquen entre los muertos a aquel que está vivo.
La renuncia y la renovación de nuestra Fe en este seguimiento al Dios Padre de Jesús de Nazaret, reafirmó nuestro querer seguir haciendo Reino aquí entre nosotros, con los ojos puestos en los más pequeños, en los débiles. De nuevo el agua toma el protagonismo y tras la bendición del agua comenzó el bautismo, lo realizamos por grupo familia uniendo nuestras manos, un símbolo del camino comunitario que estamos llamados a hacer.
Nuestras voces y las guitarras fueron llenando cada momento de una sentida expresión personal y comunitaria. Llegó el momento del pan y el vino, y tras la consagración nos dispusimos de nuevo a recibir y decir que “sí“ a Dios Padre, que entre y desordene amorosamente nuestra vida. Y antes de estallar en Aleluyas y recibir la bendición recibimos todos el símbolo que como cristianos nos acompaña en nuestro peregrinaje, LA CRUZ, que nos fue puesta uno a uno recordándonos que sin cruz no hay salvación. Y ahora sí, nuestros Aleluyas, los cánticos, las campañas, los petardos…..la alegría de la Resurrección se respiraba en todas las esquinas de Somalo, se veía en todas las miradas, … La Vigilia Pascual nos había llevado a que FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO.
DOMINGO DE RESURRECION
Nos levantamos con la sonrisa puesta, era el momento de irnos a nuestros lugares de origen a ser Signos y portadores del amor de Dios. Sin olvidar transmitir que  FELICIDAD es AMAR hasta el EXTREMO.

 

Lourdes Rojo – Alberto López

Raquel Sarabia: “Con toda la humildad del mundo intento ser una buena cristiana y una honrada ciudadana”

Raquel

Raquel Sarabia desde el pasado 4 de marzo es la nueva Coordinadora Provincial de la Provincia “San Francisco Javier “de Bilbao, mucho trabajo por delante pero lo afronta con ilusión y ganas. Una entrevista que nos habla al corazón
1. ¿Quién es Raquel Sarabia? Preséntate por favor
¿Quién soy? Hace poco un compañero, tras un conflicto de trabajo, me dijo que era una buena persona… Esas palabras fueron para mí un verdadero bálsamo en un momento laboral muy difícil y me hicieron llorar… En un ámbito secular que se me vea de esta forma realmente me reconforta y emociona. Con toda la humildad del mundo intento ser una buena cristiana y una honrada ciudadana.

2. ¿Cómo conociste a los salesianos?
Desde pequeñita, el patio del colegio de los salesianos fue mi espacio de juego. A pesar de que fui a un colegio femenino y el de los salesianos era de chicos, siempre he sentido que mi formación personal y vital fue en ese patio, en el Oratorio…

3. ¿Cuándo te planteaste la vocación de salesiana cooperadora?
Recuerdo perfectamente cuando en los pórticos del colegio mi admirado Txema Martínez, sdb, cuando era muy jovencita me dijo que ser salesiano es lo mejor del mundo. Tengo esas palabras grabadas en mi mente y en mi corazón. Mi vocación como salesiana cooperadora la explico siempre como algo natural en mi vida, no sé mirar de otra forma, no entiendo la vida sin esta vocación.

4. ¿Cuáles han sido las personas referentes de tu vida?
Como no quiero olvidarme de ninguna no voy a dar nombres… Una reflexión a la que me llevaban estos referentes es porqué personas tan inteligentes “perdían” el tiempo jugando, hablando, riendo con una niña como yo. Y esto es lo que me ha atraído, lo que despertó mi vocación, lo que se convirtió en mi meta porque así lo sentí yo, que los jóvenes no sean solamente amados, sino que se den cuenta de que se les ama.

5. ¿Qué sentiste cuando te nombraron Coordinadora Provincial?
En el momento de los aplausos tras las votaciones sentí una paz que me sorprendió. Di el paso adelante de ofrecer mi servicio porque sentía que era el momento, tengo la necesidad de corresponder todo lo que ha hecho la familia salesiana por mí.

6. ¿Cuáles serán tus líneas de actuación?
Todavía no lo sé, como equipo en el Consejo Provincial pensaremos, idearemos… Pero una idea transversal será conocernos más y mejor los salesianos cooperadores con promesa y en formación de la provincia “San Francisco Javier”. Hace poco en una de las reuniones de mi grupo comentando el Aguinaldo 2018 leíamos “el diálogo ayuda a deshacer equívocos, a descubrirse en autenticidad…” Este es mi reto, dialogar, escuchar, acompañar…

7. ¿Cómo ves a los salesianos cooperadores de nuestra Provincia?
Los veo como toda familia con fortalezas y debilidades. Tenemos problemas pero tenemos muchas, muchas cosas bonitas y buenas. En el mundo de la Calidad hay una “máxima” que dice que no hay culpables sino áreas de mejora, así lo creo, tenemos cosas que mejorar pero partimos de una base sólida y de cariño.

8. ¿A qué retos de futuro crees que se enfrenta la Familia Salesiana?
En este mundo donde el individualismo y la competencia adquieren un valor, acompañar para transformar las vidas de nuestros jóvenes supone un reto a alcanzar.

9. Según tu opinión ¿Cómo se puede ser hoy signo y portador del amor de Dios a los jóvenes?
Mis referentes salesianos calaron en mí con su presencia, sus gestos, sus sonrisas, su ejemplo. Así pues, si vives “en salesiano” transmites y con naturalidad te conviertes en signo y portador del amor de Dios.

10. Haciendo un ejercicio de imaginación ¿Qué crees que nos diría Don Bosco a la Familia Salesiana?
Don Bosco se acercaría a cada uno de nosotros y nos diría al oído que cuidemos y mimemos nuestros encuentros con los niños y jóvenes, jugando en el patio, rezando, estudiando, etc. acompañándoles.

 

Entrevista: Alberto López Escuer

El carisma salesiano en la Iglesia local

db99a3ed-2a2c-4246-9ef6-2e7015beeba9
Ese fue el título de la conferencia que dio a los miembros de la Familia Salesiana y Comunidad Educativa Monseñor Abilio Martínez Varea Obispo de Osma-Soria.
Una conferencia donde Monseñor Abilio demostró un profundo conocimiento del carisma salesiano, como nos dijo en la Iglesia están presentes todos los carismas.
Fue una conferencia muy ilustrativa, profunda y magistral que comenzó con el desarrollo de la pregunta ¿Qué es la Iglesia local?
Desarrollando las virtudes del carisma salesiano, que suponen todo un reto para la Familia Salesiana, en una sociedad como la actual donde la Iglesia no lo tiene nada fácil.
Hablo también de la escuela salesiana de su sistema educativo, de sus desafíos, todo ello incardinado en la Iglesia local en este caso en la de Pamplona.
Tras una exposición clara, amena y llena de contenido tuvo un lugar un rico diálogo entre Monseñor Martínez Varea y los presentes.
La conferencia dio paso a la eucaristía en la iglesia del colegio, donde pusimos todo lo oído, en esa mañana, en manos de Dios para hacerlo vida, siendo signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes como lo fue Don Bosco.
Una mañana de formación con Monseñor Abilio que nos ayudará a proyectar el futuro dentro de la Iglesia local.

Alberto López Escuer

 

6838555f-209e-4c36-b486-ce1a0475db8d

 

Información sobre la Pascua de Somalo 2018

 

PascuasQuieres un plan lleno de vida para el mes de marzo? ¿Quieres celebrar la Pascua de Jesús de Nazaret con nosotros?

Si estás en grupos de Catecumenado, si eres animador de grupos de fe o de algún oratorio- centro juvenil, si eres educador en alguna plataforma educativa salesiana: colegio, plataformas sociales…si eres miembro de la Familia Salesiana…
te ofrecemos la oportunidad de vivir los días del Triduo Pascual en clima juvenil, clima de familia, clima de tranquilidad y silencio.
Vas a encontrar una forma de celebrar llena de profundidad y de creatividad.

 

 

FECHAS:
- Comenzamos el Jueves Santo a las 12:00 en Somalo.
- Terminamos el Domingo de Pascua hacia las 11:30.

PRECIO: 45 € (adulto) – 20 € (niños menores de 15 años) PLAZO DE INSCRIPCIÓN:
Del 26 de febrero al 18 de marzo

MODO DE INSCRIBIRSE:

Dirígete al Coordinador de Pastoral de tu casa de procedencia. (jóvenes)
Dirígete al Coordinador Local de los SS.CC. (miembros de Familia Salesiana y Familias. O contacta con lrojopol@gmail.com

DATOS IMPORTANTES

UBICACIÓN Y ACCESO

Somalo es una finca rural situada entre viñedos en el municipio de Uruñuela (La Rioja). En Google Maps puedes ver su ubicación.

Puedes llegar acercándote desde Logroño por la A-12 y tomando en Nájera la salida 25 dirección Uruñuela.

También puedes llegar saliendo en Cenicero por la AP-68 y dirigiéndote después hacia Uruñuela.

Una vez en Uruñuela, hay que dirigirse hacia el camino de Somalo o camino de las piscinas. Al fondo, está la finca.

COSAS NECESARIAS
- La comida del mediodía del Jueves, día en que llegamos.
- Ropa cómoda y abrigada.
- Calzado cómodo para andar y pasear por los alrededores.
- Saco de dormir o sábanas y manta.
- Toallas y útiles necesarios para el aseo.
- Chancletas para las duchas.
- Diario o cuaderno, bolígrafo…
- Si tocas algún instrumento musical, anímate a traerlo.

OTRAS INFORMACIONES
- Se duerme en literas, en habitaciones compartidas. Si hubiera alguna necesidad especial, hazlo saber al inscribirte.
- Baños y duchas son compartidos.
- Hay microondas y frigorífico para las comidas de los más pequeños.
- La casa dispone de abundante calefacción.
- Avísanos, por favor, de alergias u otras cuestiones de salud importantes.

#Loiola2018

1d85eea2-691f-45cf-8404-e7017ecbc656
Encuentro y Congreso con estas premisas nos reunimos en la cuna de San Ignacio Loyola, se presentaba un fin de semana intenso como así lo fue, comenzamos con una oración, que nos puso en sintonía para vivir estas jornadas en las manos de Dios.
Jose Luis Guzón Salesianos de la Inspectoría Santiago El Mayor, nos hizo profundizar en “La familia hoy” siguiendo como hilo conductor la Amoris Laetitia de Francisco
Tras las exposiciones de Jose Luis, se produjeron ricos diálogos que reflejaron las esperanzas y los retos de la familia en la actualidad.
La comida fue otro momento para confraternizar
Comenzamos el encuentro de la tarde en la escalinata de la Basílica de San Ignacio con la foto de Familia, todos apretujados y sonrientes lanzando guiños a los voluntariosos fotógrafos. Desde ahí nos dirigimos a la sala de la asamblea.
El primer punto en el horario nos lleva a presentación de varias cosas:
- Proyecto Estrella CSTM, “Salud, Un Derecho para Todos”, PETÉN – GUATEMALA
- Pascua 2018, llegará carta a los coordinadores fechas para apuntarse (26 feb. – 16 marzo)
- Hermanos de la SER: Benigno nos habla de la Escuela de Formadores que comenzara a andar en el mes de abril (14-15) en Madrid; Maite nos presenta los EE.EE. de Buena Fuente del Sistal (7-13 julio) en Guadalajara; Borja nos habla de un paso más en la implicación en la Pastoral como acompañantes y nos presenta el Campobosco Nacional 2018, donde vamos a participar como un grupo más y anima a hacernos presentes. También nos presento el 3×4 de nuestra Fe, “Fátima, Balasar y Camino de Santiago”, (4-11 agosto). Toda la información está en la web de coopes.
Finalmente Tere y Barbi (Responsables Nacionales de Hogares Don Bosco) nos hablaron de los Hogares Don Bosco, como “algo mío, tuyo y nuestro” un proyecto propio de los SS.CC. El cual tenemos que introducir, por lo menos que en nuestro proyecto local, provincial, dentro de la vocalía de promoción familiar y que tenga un lugar privilegiado.
Gracias a todos por informar, estar, acompañar,…
2º Parte de la formación.
CRECIENDO EN EL AMOR. A propósito de Amoris Laetitia. (José Luis Guzón)
Pincelas:
Estaciones del matrimonio: Primavera, verano, otoño e invierno, haciendo una comparativa con las estaciones, va hablando de ese proceso evolutivo de relación que todo matrimonio va viviendo.
Educación de los hijos: Nos dio un breve apunte donde encontrar en la Amoris Laetitia, estas indicaciones.
Síndrome del Nido vacío: La salida de los hijos de casa, volver a encontrarse solos,….
El crecimiento en el amor…..bueno todo muy interesante que creo que podréis verlo si pincháis en el link de los materiales del encuentro.
Finalizamos la formación con un trabajo en grupos muy rico donde José Luis nos proponía tres casos diferentes de situaciones “irregulares” por llamarlas de alguna forma y nos invito a analizar y compartir las reflexiones.
Luego ya en la capilla de la Conversión de San Ignacio, lugar privilegiado de la casa, tuvimos como todos los años nuestro momento de reconciliación.
Tras la cena, fuimos convocados de nuevo para la buenas noches y nuestra velada salesiana, donde OT, y algún que otro personaje famoso, y el buen humor, la alegría salesiana y las ganas de provocar sonrisas fueron el premio más importante de la noche.
El día comenzó a las 8:30 desayunando todos juntos, recordando la velada del sábado por la noche.
Se notaba muchísimo quiénes necesitaban urgentemente una buena taza de café.

A las 9:30 nos reunimos todos en la sala para rezar la oración de la mañana preparada por Barakaldo FMA. Una preciosa oración que nos ayudó a pensar en nuestra disponibilidad hacia la Asociación.

Después de la oración, nos reunimos por grupos de procedencia para recapacitar sobre qué personas de nuestros centros podrían presentarse a las vocalías que se tienen que renovar:
 Coordinación : Mertxe Martín (Barakaldo SDB)
 Formación : Maite Domínguez (Burgos)
 Promoción vocacional : María Osorio (Santander)
 Pastoral Familiar : Dolores Barrio (Burgos)

De vuelta a la sala de reuniones se constituye el Congreso leyendo el Reglamento e indicando las personas que pueden votar.

Se aprueba el acta del anterior congreso, y Mertxe como presidenta del Congreso inicia los pasos para la elección de los nuevos miembros del congreso,

Primeramente se presentan los candidatos de cada centro:
 Burgos presenta a Laura Terradillos para la vocalía de Formación
 Barakaldo SDB presenta a Sergio Martín para la vocalía de Promoción vocacional

Como no hay candidatos para las vocalías de Coordinación y Pastoral Familiar, es la asamblea la que propone a cooperadores con promesa para que puedan desarrollar estas vocalías.
El proceso fue intenso pero el resultado fue muy positivo, sobre todo por la generosidad de las personas que aceptaron hacerse cargo de las vocalía:
 Raquel Sarabia de Santander, aceptó la vocalía de Coordinación
 Carmina Solar también de Santander, aceptó la vocalía de Pastoral familiar

Al finalizar el congreso fuimos todos a la Iglesia para CELEBRAR con letras mayúsculas. Cuatro hermanos, Maria Avellaneda, Pablo  De Torres, Maite López y Alberto López recibieron la insignia de plata por sus 25 años de promesa

Y de la misa a la mesa.
El fin de semana acabó con la comida en familia.
“El testimonio de Ana Arias pone de manifiesto lo que fue este encuentro
Quiero aprovechar este momento, para dar gracias a Dios. Este fin de semana, le he sentido tan cerca.
Tenía forma de todos los hermanos cooperadores con los que he compartido estos dos días tan intensos.
Y me siento la persona más rica del mundo, porque he sentido mucho cariño y amor de mis hermanos.
He reido y he llorado. He abrazado como si no hubiera mañana.
He vivido muchos momentos, todos intensos y he aprendido que todas las personas con las que he podido estar, son pequeños tesoros que me han dado mucho..
Nuestros hermanos no dicen siempre lo que queremos oir, pero cuando nos dan un abrazo, cuando nos miran al corazón, allí compartimos a éste, nuestro Dios, capaz de obras maravillosas”

GRACIAS a todos por dejaros llevar por la voluntad de Dios.

Lourdes Rojo- Ana López – Alberto López

 

 

c8da1cac-a0bf-4607-b9f7-c71bd155bc53

Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma 2018

 

maxresdefault
«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)

Queridos hermanos y hermanas:

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión»[1], que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12).

Esta frase se encuentra en el discurso que habla del fin de los tiempos y que está ambientado en Jerusalén, en el Monte de los Olivos, precisamente allí donde tendrá comienzo la pasión del Señor. Jesús, respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio.

Los falsos profetas

Escuchemos este pasaje y preguntémonos: ¿qué formas asumen los falsos profetas?

Son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren. Cuántos hijos de Dios se dejan fascinar por las lisonjas de un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad. Cuántos hombres y mujeres viven como encantados por la ilusión del dinero, que los hace en realidad esclavos del lucro o de intereses mezquinos. Cuántos viven pensando que se bastan a sí mismos y caen presa de la soledad.

Otros falsos profetas son esos «charlatanes» que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos, remedios que sin embargo resultan ser completamente inútiles: cuántos son los jóvenes a los que se les ofrece el falso remedio de la droga, de unas relaciones de «usar y tirar», de ganancias fáciles pero deshonestas. Cuántos se dejan cautivar por una vida completamente virtual, en que las relaciones parecen más sencillas y rápidas pero que después resultan dramáticamente sin sentido. Estos estafadores no sólo ofrecen cosas sin valor sino que quitan lo más valioso, como la dignidad, la libertad y la capacidad de amar. Es el engaño de la vanidad, que nos lleva a pavonearnos… haciéndonos caer en el ridículo; y el ridículo no tiene vuelta atrás. No es una sorpresa: desde siempre el demonio, que es «mentiroso y padre de la mentira» (Jn 8,44), presenta el mal como bien y lo falso como verdadero, para confundir el corazón del hombre. Cada uno de nosotros, por tanto, está llamado a discernir y a examinar en su corazón si se siente amenazado por las mentiras de estos falsos profetas. Tenemos que aprender a no quedarnos en un nivel inmediato, superficial, sino a reconocer qué cosas son las que dejan en nuestro interior una huella buena y más duradera, porque vienen de Dios y ciertamente sirven para nuestro bien.

Un corazón frío

Dante Alighieri, en su descripción del infierno, se imagina al diablo sentado en un trono de hielo[2]; su morada es el hielo del amor extinguido. Preguntémonos entonces: ¿cómo se enfría en nosotros la caridad? ¿Cuáles son las señales que nos indican que el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros?

Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero, «raíz de todos los males» (1 Tm 6,10); a esta le sigue el rechazo de Dios y, por tanto, el no querer buscar consuelo en él, prefiriendo quedarnos con nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y sus Sacramentos[3]. Todo esto se transforma en violencia que se dirige contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras «certezas»: el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, así como el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas.

También la creación es un testigo silencioso de este enfriamiento de la caridad: la tierra está envenenada a causa de los desechos arrojados por negligencia e interés; los mares, también contaminados, tienen que recubrir por desgracia los restos de tantos náufragos de las migraciones forzadas; los cielos —que en el designio de Dios cantan su gloria— se ven surcados por máquinas que hacen llover instrumentos de muerte.

El amor se enfría también en nuestras comunidades: en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium traté de describir las señales más evidentes de esta falta de amor. estas son: la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de entablar continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que induce a ocuparse sólo de lo aparente, disminuyendo de este modo el entusiasmo misionero[4].

¿Qué podemos hacer?

Si vemos dentro de nosotros y a nuestro alrededor los signos que antes he descrito, la Iglesia, nuestra madre y maestra, además de la medicina a veces amarga de la verdad, nos ofrece en este tiempo de Cuaresma el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno.

El hecho de dedicar más tiempo a la oración hace que nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos[5], para buscar finalmente el consuelo en Dios. Él es nuestro Padre y desea para nosotros la vida.

El ejercicio de la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío. Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia. A este propósito hago mía la exhortación de san Pablo, cuando invitaba a los corintios a participar en la colecta para la comunidad de Jerusalén: «Os conviene» (2 Co 8,10). Esto vale especialmente en Cuaresma, un tiempo en el que muchos organismos realizan colectas en favor de iglesias y poblaciones que pasan por dificultades. Y cuánto querría que también en nuestras relaciones cotidianas, ante cada hermano que nos pide ayuda, pensáramos que se trata de una llamada de la divina Providencia: cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos; y si él hoy se sirve de mí para ayudar a un hermano, ¿no va a proveer también mañana a mis necesidades, él, que no se deja ganar por nadie en generosidad?[6]

El ayuno, por último, debilita nuestra violencia, nos desarma, y constituye una importante ocasión para crecer. Por una parte, nos permite experimentar lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable y conocen el aguijón del hambre; por otra, expresa la condición de nuestro espíritu, hambriento de bondad y sediento de la vida de Dios. El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo, inflama nuestra voluntad de obedecer a Dios, que es el único que sacia nuestra hambre.

Querría que mi voz traspasara las fronteras de la Iglesia Católica, para que llegara a todos ustedes, hombres y mujeres de buena voluntad, dispuestos a escuchar a Dios. Si se sienten afligidos como nosotros, porque en el mundo se extiende la iniquidad, si les preocupa la frialdad que paraliza el corazón y las obras, si ven que se debilita el sentido de una misma humanidad, únanse a nosotros para invocar juntos a Dios, para ayunar juntos y entregar juntos lo que podamos como ayuda para nuestros hermanos.

El fuego de la Pascua

Invito especialmente a los miembros de la Iglesia a emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración. Si en muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga. Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo.

Una ocasión propicia será la iniciativa «24 horas para el Señor», que este año nos invita nuevamente a celebrar el Sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística. En el 2018 tendrá lugar el viernes 9 y el sábado 10 de marzo, inspirándose en las palabras del Salmo 130,4: «De ti procede el perdón». En cada diócesis, al menos una iglesia permanecerá abierta durante 24 horas seguidas, para permitir la oración de adoración y la confesión sacramental.

En la noche de Pascua reviviremos el sugestivo rito de encender el cirio pascual: la luz que proviene del «fuego nuevo» poco a poco disipará la oscuridad e iluminará la asamblea litúrgica. «Que la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu»[7], para que todos podamos vivir la misma experiencia de los discípulos de Emaús: después de escuchar la Palabra del Señor y de alimentarnos con el Pan eucarístico nuestro corazón volverá a arder de fe, esperanza y caridad.

Los bendigo de todo corazón y rezo por ustedes. No se olviden de rezar por mí.

 

Francisco

 

[1] Misal Romano, I Dom. de Cuaresma, Oración Colecta.

[2] «Salía el soberano del reino del dolor fuera de la helada superficie, desde la mitad del pecho» (Infierno XXXIV, 28-29).

[3] «Es curioso, pero muchas veces tenemos miedo a la consolación, de ser consolados. Es más, nos sentimos más seguros en la tristeza y en la desolación. ¿Sabéis por qué? Porque en la tristeza nos sentimos casi protagonistas. En cambio en la consolación es el Espíritu Santo el protagonista» (Ángelus, 7 diciembre 2014).

[4] Núms. 76-109.

[5] Cf. Benedicto XVI, Enc. Spe salvi, 33.

[6] Cf. Pío XII, Enc. Fidei donum, III.

[7] Misal Romano, Vigilia Pascual, Lucernario.

Don Bosco nos enseñó que Dios nos quiere siempre felices

1459615218

Han sido muchas las vivencias en el último mes y medio, hasta este final de noviembre en que estoy escribiendo el saludo para el mes de enero, pensando en que es EL MES DE DON BOSCO. Fueron muy intensos y hermosos los 14 días vividos en Brasil-Sao Paolo y en Recife. Fueron muy ricos los 11 días en la India (Bangalore, Guahaty y Assam, y Monbai, en la India) y fueron también muy especiales los 10 días vividos en Angola y en Mozambique.

Y hoy, cuando nos despedíamos en un lugar muy sencillo, muy humilde, celebrando la Eucaristía del domingo con 200 adultos y niños y niñas, una de ellas, en nombre de todos ellos, muchos de los cuales estaban descalzos, y no con ropas de fiesta porque no las tienen, leyó esto que les trascribo, en el momento de acción de gracias. Me pareció tan bonito que me dije que no lo día guardar solamente para mí. Me pareció tan lleno de vida que me llevó a pensar en algo que es muy cierto: Como gracia de Dios, DON BOSCO SIGUE MUY VIVO EN TODAS PARTES DEL MUNDO.

Aquella muchachita de unos 12 años leía esto:

“En este momento de la Eucaristía damos gracias al Señor y a ti Padre Angel. Su presencia nos ayudó a celebrar la vida y la amistad. El corazón se hizo más grande celebrando contigo, que llevas en el corazón a tantos niños y jóvenes del mundo.

Querido Padre Ángel, Padre y Amigo, gracias por haber celebrado con nosotros. Que Dios lo bendiga allá donde fuera. Rezaremos por ti y sabemos que tú nunca vas a dejar de rezar por nosotros.

Nos gustaría viajar contigo y ayudarlo en sus trabajos, pero tú sabes que tenemos aún que estudiar mucho, ayudar en casa y prepararnos para hacer mucho bien a mucha gente.

Un día, cuando regreses, tendremos más tiempo para contar todo lo bueno que descubrimos y todo el bien que hicimos. Don Bosco nos enseñó que  Dios nos quiere siempre felices, haciendo bien todo lo que tenemos que hacer.

Lleve a todos los niños y niñas del mundo nuestro abrazo.

Allá donde estés vas a sentir en tu corazón nuestra amistad hecha oración por ti, y nuestra alegría hecha paz cuando te sientas cansado.

lévanos en el corazón, que nosotros, en el corazón, ya estamos contigo. Canta con nosotros esta canción, P. Ángel, porque esto es lo que Dios quiere: Yo soy feliz porque mi Jesús lo quiere”.

Hasta aquí el saludo de estos niños y niñas, acompañados de algunos jóvenes animadores.

Y les contemplaba y me contemplaba a mí mismo diciéndome una vez más que nosotros, salesianos, y nuestra familia salesiana en todo el mundo realmente hemos nacido para ellos, para los más pobres y sencillos. Es aquí donde mejor nos sentimos, donde mejor nos hemos de sentir. Y pensaba en los miles de muchachitos y jóvenes que he conocido en este mes y medio de viajes, y todos ellos, en culturas diferentes y de modos diversos han dicho lo mismo.

Y pensaba que es muy cierto que Don Bosco sigue vivo hoy, vivo en tantas realidades donde miles y miles de personas siguen haciendo, en el nombre de Jesús, este su sueño. Y sigue vivo porque sigue siendo motivo de inspiración para ellos.

Y viene a mi mente, en el mismo instante en que escribo estas líneas otro hecho que confirma rotundamente lo que estoy expresando. Una semana antes, en Lwanda – Angola, visitando nuestra casa que acoge a muchachos recogidos de la calle (aquel día en número de 42 y que llevaban con nosotros entre una semana -el último llegado-, y cinco años el más ‘veterano’), uno de los muchachos que tiene una gran capacidad para cantar ‘rap’, compuso una canción con motivo de nuestra visita en la que el tema central era: yo tengo futuro. Nada está perdido. Estoy aquí y tengo futuro, YO TENGO FUTURO.

Llevaba dos años en la calle cuando la Providencia quiso que pudiéramos contactar con él. El más pequeño, el benjamín, tiene 6 años. Y mirándolos, y con el corazón lleno de emoción me decía: Don Bosco vive. ¡DON BOSCO VIVE!, en esta casa en cada uno de mis hermanos salesianos y educadores laicos que hoy le dan palabra, mirada y brazos para acoger como amigos, hermanos y padres a estos muchachos.

Tenía razón la muchachita que me pedía que les llevara en el corazón. No puedo no llevarles en el corazón  después de conocerles. Y como yo, tantos de ustedes mis amigos y amigas, tantas buenas personas que siguen creyendo que juntos hacemos el bien, en un mundo en el que tantos desconfían de todo y de todos. Yo les puedo asegurar que lo que les narro es la vida misma, y como decía Madre Teresa de Calcula (hoy Santa), para cada pobre, y yo digo en su nombre, para cada muchachito, cada muchachita, cada adolescente y joven con los que nos encontramos, el encuentro no sólo no es indiferente sino que puede cambiar, para bien, sus vidas.

Gracias al buen Dios por tanto tan bello. Gracias al Buen Dios porque ellos, los más pequeños, los más sencillos, los que no cuentan nada en este mundo nos siguen haciendo tanto bien.

En nombre de Don Bosco, ¡Gracias!

 

Ángel Fernández Artime

Rector Mayor

 

Fuente: ANS

San Francisco de Sales

136c6af6-3bc8-4e60-9f11-9db8b8e98e9a

San Francisco nació en el castillo de Sales, en Saboya, el 21 de agosto de 1567. Fue bautizado al día a siguiente en la Iglesia de Thorens, con el nombre de Francisco Buenaventura.

De niño Francisco fue muy delicado de salud ya que nació prematuro; pero gracias al cuidado que recibía, se pudo recuperar y fortalecerse con los años. La madre de Francisco fue Francisca de Boisy una mujer sumamente amable y profundamente piadosa.

San Francisco fue beatificado por el Papa Alejandro VII en el 1661, y el mismo Papa lo canonizó en el 1665, a los 43 años de su muerte.

En el 1878 el Papa Pío IX, considerando que los tres libros famosos del santo: “Las controversias”(contra los protestantes); La Introducción a la Vida Devota” (o Filotea) y El Tratado del Amor de Dios (o Teótimo), tanto como la colección de sus sermones, son verdaderos tesoros de sabiduría, declaró a San Francisco de Sales “Doctor de la Iglesia”, siendo llamado “El Doctor de la amabilidad”.