Sínodo 2018: “Acompañar a cada joven hacia la alegría del amor”

Jovenes-1-413x275
Presentación del ‘Instrumentum Laboris’
(ZENIT).- El objetivo principal del Sínodo es “hacer que toda la Iglesia tome conciencia de su importante y nada facultativa tarea de acompañar a cada joven, ninguno excluido, hacia la alegría del amor” ha expuesto el Cardenal Baldisseri.

En segundo lugar, tomando esta misión en serio, “la Iglesia misma podrá readquirir un renovado dinamismo juvenil”, ha continuado, y en tercer lugar, también es importante para la Iglesia “aprovechar esta oportunidad de discernimiento vocacional, con el fin de descubrir cómo puede responder mejor hoy a su llamada a ser alma, luz, sal y levadura de nuestro mundo”.

Esta mañana, a las 11 horas, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha tenido lugar la conferencia de presentación del Instrumentum laboris de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos cuyo tema es: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” (3-28 octubre 2018).

Han intervenido el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos; Mons. Fabio Fabene, Subsecretario; P. Giacomo Costa, S.I., Secretario Especial de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y Don Rossano Sala, S.D.B., Secretario Especial de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

El documento, fechado el 8 de mayo de 2018, se compone de tres partes que en conjunto contienen 13 capítulos, introducción y conclusión. El texto del documento en español se publicará en Zenit en los próximos días.

Camino sinodal

El “camino sinodal” comenzó inmediatamente para la redacción del “documento preparatorio”, publicado el 13 de enero de 2017, junto con la “Carta a los jóvenes” del Papa Francisco.

Este documento contenía un “Cuestionario” destinado principalmente a conferencias episcopales, sínodos de Iglesias Católicas orientales y otras organizaciones de la Iglesia: 15 preguntas dirigidas a todos, tres preguntas específicas para cada continente y un llamado a compartir “buenas prácticas” experimentadas.

El Cardenal Baldisseri ha mencionado también el “Seminario internacional sobre la situación de los jóvenes”, que tuvo lugar del 11 al 15 de septiembre de 2017, con la participación de expertos y jóvenes, para tener en cuenta la situación de los jóvenes de hoy”.

También se celebraron diferentes iniciativas para “involucrar a los jóvenes”, comenzando con un “Cuestionario en línea” en diferentes idiomas y también traducido por las Conferencias Episcopales: alrededor de 100.000 jóvenes enviaron sus respuestas.

También se realizó la “Reunión pre-sinodal” de jóvenes, en Roma, del 19 al 24 de marzo de 2018, donde 300 jóvenes de los cinco continentes estuvieron físicamente presentes, mientras que otros 15.000 jóvenes participaron en la reunión gracias a las redes sociales. Al término de la reunión, el Domingo de Ramos, día en que se celebró la Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano, los jóvenes entregaron al Papa el documento final que prepararon.

Esta iniciativa –ha señalado el Cardenal Baldisseri– demuestra “la expresión del deseo de la Iglesia de escuchar a todos los jóvenes sin exclusión”.

Ejercicio de discernimiento

Como consecuencia de los propósitos para el Sínodo, el Instrumentum laboris–ha descrito Baldisseri– está redactado según el “método del discernimiento”. Es decir, el mismo Sínodo “es un ejercicio de discernimiento”, cuyo proceso se realiza dando los mismos pasos que ayudan a todos los jóvenes a arrojar luz sobre su vocación.

El Papa Francisco, en Evangelii Gaudium 51, presenta el proceso de discernimiento con tres verbos: reconocer, interpretar, elegir. Por esta razón, el texto se divide en tres partes, cada una refiriéndose a uno de los tres verbos.

Reconocer

El primer paso del discernimiento está marcado por el verbo reconocer. Inmediatamente viene a la mente el relato de Emaús, donde se dice que “se les abrieron los ojos y lo reconocieron” (Lc 24,31). Por lo tanto, es evidente que “reconocer” no es un ver genérico o un simple escuchar, sino que dice mucho más: se trata de dejarse habitar por la gracia para tener la mirada del discípulo, una comprensión de la realidad que es capaz de ver con el corazón, la inteligencia que surge de las entrañas de misericordia que moran en cada uno de nosotros. “Reconocer” significa participar de la mirada de Dios sobre la realidad, observando la forma en que Dios nos habla a través de ella.

Interpretar

El segundo pasaje se centra en el verbo interpretar. La realidad es más importante que la idea, pero las ideas se vuelven necesarias cuando se reconocen las llamadas que provienen de la realidad. Se necesita un marco de referencia para interpretar la realidad; de lo contrario, se es presa de la superficialidad. Es necesario profundizar, hacia un nivel bíblico y antropológico, teológico y eclesiológico, pedagógico y espiritual. Las buenas ideas iluminan, aclaran, desatan nudos, ayudan a desenredar la madeja, a vencer la confusión y resolver la fragmentación, acompañando hacia una visión integral y sinfónica.

Elegir (discernir)

El tercer momento se concentra en la necesidad de elegir. Después de reconocer e interpretar, la fase más delicada e importante es tomar decisiones valientes y previsoras a la luz del camino recorrido. El discernimiento corre demasiadas veces el peligro de encallarse en el análisis interminable de muchas interpretaciones diferentes, que no llegan a buen término, es decir, a las decisiones concretas, proféticas y prácticas. Por eso es importante completar el camino a través de opciones compartidas que nos ayudan en nuestro recorrido de conversión pastoral y misionera.

 

***

Leer el ‘Instrumentum Laboris’ en original, italiano (El documento se publicará próximamente en español)

Esta es nuestra traducción de los principales títulos del documento.

Introducción

1. Reconocer: la Iglesia escucha la realidad

Cap.1 Ser joven hoy

Cap.2 Experiencias y lenguajes

Cap.3 En la cultura del descarte

Cap.4 Desafíos antropológicos y culturales

Cap.5 Escuchando a los jóvenes

II.Interpretar: Fe y discernimiento vocacional

Cap.1 La bendición de la juventud

Cap.2 La llamada a la luz de la fe

Cap.3 La dinámica del discernimiento vocacional

Cap. 4 El arte de acompañar

III. Elegir (discernir): Caminos de conversión pastoral y misionera

Cap.1 Una perspectiva integral

Cap.2 Inmerso en el tejido de la vida cotidiana

Cap.3 Una comunidad evangelizada y evangelizadora

Cap. 4 Animación y organización de la pastoral

Conclusión

 

Profesión Perpetua de Manuel y José Luis

4d6b003541c97cc860ca02f0303b6c38_XL (1)

(ANS) EL 16 de junio en el Santuario “María Auxiliadora” realizaron su Profesión Perpetua Manuel Rupérez y José Luis Gallego. La celebración fue presidida por el P. Stefano Martoglio, Consejero para la Región mediterránea, acompañado de los dos inspectores de España, P. Juan Carlos Pérez Godoy (SSM) y el P. Ángel Asurmendi (SMX), además estuvo el Inspector de Portugal, P. José Aníbal Mendonça, y el Inspector de Filipinas Norte, P. Paul Bicoming.

Acquarius: El Papa agradece la acogida en Valencia de los 629 migrantes

European-Trade-Union-Twitter

 

(ZENIT – ).- Al recibir la noticia de que los 629 refugiados del barco ‘Acquarius’ iban a ser acogidos en España, el Pontífice agradeció a los valencianos, por la prontitud y generosidad con que han reaccionado, “el ejemplo que están dando de caridad con estas pobres gentes”.

El Santo Padre recibió el pasado jueves, 14 de junio de 2018, en audiencia al Cardenal Cañizares, quien expuso el operativo de la Iglesia en Valencia y la colaboración con los gobiernos nacional, autonómico y local y todas las entidades implicadas “que están dando ejemplo de solidaridad”.

El purpurado, informó al Papa de que la diócesis de Valencia se puso en pie de marcha y servicio –indica ‘Vatican News’– y se ofreció de inmediato, se abrió sin retrasarse ni un ápice a socorrer esta necesidad perentoria, puso a disposición cuanto fuera necesario y la Iglesia diocesana tuviese para acoger, ayudar, auxiliar, y atender a los que llegan.

Del mismo modo, Mons. Antonio Cañizares, Cardenal Arzobispo de Valencia, aseguró ayer, domingo 17 de junio de 2018, que “lo sucedido con el Aquarius ha de ser el principio del fin para que luchemos contra la esclavitud que viene provocada por la falta de soluciones a la pobreza, que obliga a miles de seres humanos en situación de vulnerabilidad a huir de sus países de origen y entrar en manos de las mafias, que sólo provocan esclavitud y graves consecuencias en quienes padecen estas situaciones”, señala la Archidiócesis de Valencia.

Ayuda sin límites

El cardenal Cañizares ha manifestado que “debemos buscar soluciones entre los gobiernos de los países de origen y toda la política mundial para evitar estas gravísimas situaciones de injusticia, en las que en definitiva las víctimas son las personas obligadas a abandonar estos países por falta de oportunidades, y acaban en una situación de esclavitud, en manos de corruptos y mafias”.

El Arzobispo de Valencia ha vuelto a incidir en que “desde que conocí la situación en que se encontraban las personas a bordo del Aquarius, estamos preparados para dar todo el acogimiento, toda la ayuda sin límites”.

Soluciones reales

Asimismo, el cardenal Cañizares ha indicado que “conocemos por experiencia el dolor de estas víctimas y por ello sabemos necesarias las soluciones políticas de alto nivel, de todos los gobiernos de Europa en alianza con la política mundial”.

En este contexto, ha señalado que “este aldabonazo a las conciencias que ha supuesto el Aquarius, ha de ser un ejemplo para que se pongan soluciones reales”.

No asesinemos al prójimo con chismes y habladurías

chisme
Estas palabras del Papa Francisco que dan título a este articulo son claras y directas, cuántas veces chismorreamos sobre los demás sin saber el daño que eso puede hacer.
Hablamos sin medir lo que decimos, algunos son especialistas en eso no contrastan ni se dirigen al interesado lo hacen, evidentemente por la espalda, signo de cobardía, porque vamos a hablar claro, los chismosos son gente cobarde, ociosa y con una vida en ocasiones vacía, juzga a los demás sin darse cuenta que ellos son los primeros que deberían callar, que distan mucho de ser un cúmulo de virtudes, defectos tenemos todos, voy a ser justo, pero estos chismosos se creen que puede ir chismorreando de tal o cual persona sin darse cuenta ellos que dejan bastante que desear.
Se les tendría que caer la cara de vergüenza – aunque dudo que la tengan – al verter infundios que tienen consecuencias nefastas, a ellos no parece importarles, están bien sentados en su cátedra de alcahuetería y mala intención, están cómodos hablando a la espalda, como he dicho antes, en el fondo dan pena, mucha pena. Por favor no caigamos en el chisme y en la habladuría, dejemos de asesinar a nuestro prójimo con palabras mal intencionadas, todos saldremos ganando.

Alberto López Escuer

El sueño misionero de Don Bosco sigue muy vivo

2-Camerette-33b
(ANS) Les saludo muy cordialmente amigos y amigas y escribo esta página con mucho retraso para la preparación del boletín salesiano. Hago sufrir al Director porque con frecuencia llego al límite del tiempo para hacer llegar este saludo que sale, como todo lo que me lleva mi nombre, de ‘mi puño y letra’. Hoy les escribo una hora después de haber llegado del Chaco Paraguayo, regresando a la capital, Asunción. Han sido tres días muy intensos, hermosos, llenos de vivencias.

He podido saludar y compartir con varios pueblos originarios. Esa era la finalidad. Eso fue lo que pedí. Quería ir a conocer, y saludar a los pueblos originarios con los que mis hermanos salesianos y mis hermanas Hijas de María Auxiliadora llevan compartiendo vida desde hace 70 años en algunos casos.

He compartido unas horas con el pueblo CHAMACOCOS en el Alto Paraguay, en la región cercana a Fuerte Olimpo; después de un largo viaje llegamos a la población de Carmelo Peralta donde pude compartir una mañana entera con las comunidades del pueblo AYOREO. Y finalmente, tras un viaje de tres horas en canoa en el río Paraguay que separa Paraguay y Brasil, y un difícil viaje por caminos inundados en Puerto Casado, pudimos encontrarnos con las comunidades del pueblo MASKOY.

Mi corazón se siente lleno de felicidad y de emoción. Y hoy puedo decirles con total certeza que el sueño misionero que siempre tuvo Don Bosco y que inició en la Patagonia, sigue vivo, muy vivo. Yo lo he visto. Yo lo he vivido. Yo he podido experimentar por mí mismo la alegría de estos pueblos agradeciendo por más de siete décadas la presencia de mis hermanos salesianos y salesianas… Y puedo asegurarles que vivir en el Chaco es muy duro. Lo es hoy, así que imagínense como sería hace cincuenta años. Y he podido dar un abrazo muy fraterno y lleno de orgullo a varios de mis hermanos salesianos que llevan en el Chaco Paraguayo 51 años y 42 y 40. A veces con temperaturas de 45 grados y con humedad. Y su opción por Jesús lleva sencillamente el nombre Chamacoco, Ayoreo, Maskoy.

Llegó profundamente a mi corazón escuchar de sus líderes (Caciques los llaman), que a los únicos que aceptaron para estar con ellos fueron a estos nuestros hermanos porque no les resultaron peligrosos. Hermanos y hermanas que antes de que se iniciase la enseñanza pública en estos pueblos originarios, 30 años antes nuestros hermanos ya habían comenzando con escuelas para ellos y se examinaban posteriormente en centros públicos, y de ahí dieron el salto a las escuelas de maestros y profesores. Entre los Ayoreos de María Auxiliadora en Puerto Casado el director de la escuela ayorea, Óscar, fue uno de esos jóvenes, hoy padre de familia; y entre los Maskoy el lider o Cacique estudió en la escuela salesiana de Puerto Casado. Y también sus hijos e hijas, dos de ellos actualmente en la universidad en Asunción. Incluso con humor me contaba que el salesiano misionero salmantino, P. Martín, fue su profesor… y resulta que ahí estaba presente Martín, hoy conmigo.

¿Cómo no sentir que Don Bosco se sentiría orgulloso de sus hijos e hijas?

Y también fueron de la mano en la lucha por la recuperación de tierras. Hace unos años los sdb removieron cielo y tierra para conseguir 2.000 hectáreas de tierras para unirlas a los que ya habían conseguido los Ayoreos. Y la misma lucha se hizo con el pueblo Moskoy, que en la actualidad han conseguido recuperar tierras que tenían perdidas.

Todo esto he vivido, unido a una fuerte fe de estas sencillas personas, una fe en la Virgen y en Diosito. Una fe en Papá Dios y en Jesús.

Y una esperanza: hay quienes creen que están en extinción. Hay quienes se alegrarían de su extinción. Gracias a Dios son pueblos que se siguen recuperando y su población aumenta. Los niños crecen y estudian y se forman para ser más libres y que nadie pueda, nunca más, vulnerar sus derechos ni someterlos en el engaño.

Por eso digo también hoy: Creo en el Sueño Misionero de Don Bosco. YO LO HE TOCADO CON MIS MANOS.

Mi deseo de todo bien para todos, también para estos pueblos que con su vivir tanto nos enseñan.

 

Ángel Fernández  Artime

Rector Mayor

Carta del Rector Mayor al concluir el II Seminario sobre la promoción de las Causas de Beatificación y Canonización en la Familia Salesiana

 

view

Roma, 20 de mayo de 2018 Solemnidad de Pentecostés

Carta del Rector Mayor
al concluir el II Seminario sobre la promoción
de las Causas de Beatificación y Canonización en la Familia Salesiana
Queridos Superiores, Superioras y Responsables de la Familia Salesiana. Queridos Inspectores y Animadores y Promotores de las Causas.

La celebración del II Seminario para la promoción de las Causas de Beatificación y de Canonización en la Familia Salesiana, tenido en Roma del 10 al 14 de abril de 2018, con la participación de unas 90 personas provenientes de diversas partes del mundo, ha sido un acontecimiento de gracia que hay que valorar dentro del camino espiritual y pastoral de la Familia Salesiana.

El encuentro ha resaltado cómo el camino y los testimonios de santidad en la Familia Salesiana son, en primer lugar, un don del Espíritu Santo que acogemos con humildad y gratitud. Estas realidades confirman que no basta poner en marcha servicios o hacer cosas, sino que lo que importa es ir con Jesús y llevar a Jesús, anunciando la alegría del Evangelio.

Desde Don Bosco hasta nuestros días reconocemos una tradición de santidad a la que merece la pena prestar atención por ser encarnación del carisma que surgió con él y que se ha ido manifestando en una gran pluralidad de estados de vida y de formas. Se trata de hombres y mujeres, jóvenes y adultos, consagrados y laicos, obispos y misioneros que, en contextos históricos, culturales y sociales diversos, tanto en el tiempo como en el espacio, han hecho brillar con luz propia el carisma salesiano. Son un patrimonio que ejerce una función eficaz en la vida y en la comunidad de los creyentes, y también entre los hombres de buena voluntad.

Como manifesté en mi intervención de clausura, “quisiera mirar a nuestros santos o beatos, y a todos los miembros de la Familia Salesiana que avanzan hacia la santidad reconocida, como acompañantes en los caminos y en la vida del Espíritu. El testimonio de su vida, su vivencia vocacional, y también sus escritos, son para nosotros referencias de vida para aprender a ponerla toda entera bajo la

dirección del Espíritu Santo, para ser sensibles a la escucha de sus inspiraciones y mociones”.

El año en que la Iglesia va a dedicar un Sínodo de los Obispos al tema de los jóvenes, a sus caminos de fe y de vocación, me satisface que se haya tratado no solo de los santos jóvenes que hay en la Familia Salesiana –podemos contar hasta 45 que tienen menos de 30 años y que son una prueba del dinamismo del espíritu salesiano encarnado en muchachos y muchachas, adolescentes y jóvenes–, sino también de la juventud de los santos como expresión de la acción de Dios, con modos muy variados, en la vida de las personas.

Con ponencias de gran calidad, unido a momentos de compartir y de trabajo en grupos, este encuentro ha alcanzado el objetivo de presentar los contenidos y los procesos que ayudan a seguir y comprobar los presuntos milagros; pero, sobre todo, ha servido para confirmar que la promoción y diligencia de las Causas de Beatificación y Canonización en nuestra Familia impulsan dinámicas de gracia que suscitan alegría evangélica y sentido de pertenencia carismática, porque renuevan propósitos y compromisos de fidelidad a la llamada recibida, y generan fecundidad apostólica y vocacional.

Este seminario, cuya tercera edición será del 13 al 17 de abril de 2021, permite hacer algunas reflexiones respecto de la Postulación General y las realidades que ella coordina a nivel local, y que, además, interpelan al Gobierno de la Congregación y sus dicasterios, para irradiarse después en las realidades locales, animadas por las Inspectorías y la Familia Salesiana, en colaboración con las Iglesias locales. Es un ritmo binario o, si se prefiere, una doble vía ––institucinal y pastoral–– para trabajar en sincronía, complementándose, tal como aparece en algunos de los desafíos que se han señalado y que debemos recoger y afrontar:

1) Continuar en la Familia Salesiana, en comunión con las Iglesias locales, la promoción de las Causas por medio de iniciativas que permitan conocer, imitar y rezar a nuestros candidatos a la santidad. Me pregunto en forma de provocación:
¿Nos atrevemos a invocar a nuestros Beatos, Venerables y Siervos de Dios?
¿Creemos en la comunión de los santos? ¿Confiamos en su capacidad de intercesión?

2) Sincronizar mejor la doble vía ––Gobierno y Posstulación General–– con personas que, a nivel local, asuman la responsabilidad de acompañar nuestras Causas, mantenerlas activas, y difundir la veneración a los Siervos/Siervas de Dios, a los Venerables, a los Beatos, en comunión con la Iglesia local. Vicepostuladores, colaboradores, promotores deben sensibilizar, informar, activar intervenciones ante los obispos locales y los superiores. Hay que moverse; no se puede esperar pasivamente a que lluevan de arriba indicaciones y decisiones. Hay que ser responsables y corresponsabilizar, con espíritu de comunión eclesial y de creatividad pastoral. Una primera iniciativa podría ser la de organizar en las Iglesias locales y en el ámbito de la Familia Salesiana una jornada para presentar y divulgar los contenidos del Seminario.

3) Acrecentar nuestra sensibilidad sobre la importancia del milagro y de su necesidad para el buen resultado de una Causa. A la luz de las intervenciones del Card. Amato, de Mons. Pellegrino y del P. Turek, es preciso reflexionar sobre

estos dos aspectos: lo científicamente inexplicable y la intercesión. Hay que comprometerse a rezar y hacer que se rece a nuestros candidatos a los altares, venciendo la indolencia y la superficialidad espiritual. También aquí pregunto:
¿Nos parece importante rezar para obtener milagros o, por el contrario, creemos que ya se acabaron los milagros? “Si no rezamos a los Beatos y a los Venerables, no obtendremos milagros de Dios”.

4) Valorar la poliédrica riqueza de la única Familia Salesiana, compuesta por 31 realidades diferentes, algunas de ellas caracterizadas por una forma esencialmente laical: una riqueza que de algún modo es única en la Iglesia. Esta riqueza que se expresa a nivel de carisma, puede traducirse también en nuevas modalidades de colaboración para las Causas de Beatificación y Canonización, con todo lo que implican y el auténtico movimiento de Iglesia que suscitan.

La santidad reconocida o en vías de reconocimiento, por una parte ya es realización de la radicalidad evangélica y de la fidelidad al proyecto apostólico de Don Bosco, a quien debemos mirar como fuente espiritual y pastoral; y por otra, es provocación para vivir con fidelidad la propia vocación estando dispuestos a testimoniar el amor hasta el extremo. Nuestros Santos, Beatos, Venerable y Siervos de Dios son la autentica encarnación del carisma salesiano y de las Constituciones y Reglamentos de nuestros institutos y Grupos en el tiempo y en las situaciones más diversas, venciendo aquella mundanidad y superficialidad espiritual que minan las raíces de nuestra credibilidad y fecundidad. Ellos son verdaderos místicos de la primacía de Dios en la entrega generosa de sí, profetas de fraternidad evangélica y servidores de sus hermanos con creatividad.

Doy gracias al Señor por la gracia de este Seminario que nos ha hecho apreciar aún más el misterio de la comunión de los Santos y nos ha insertado en lo que, con lenguaje artístico, el Beato Angélico llamaba el “corro de los santos” y que, en clave salesiana, es como un “juego del Espíritu” que nos permite encontrarnos y caminar juntos por la senda alegre y comprometida de la santidad. Este tipo de iniciativas son instrumento privilegiado para alentar en todo el pueblo de Dios aquella común vocación a la santidad tan querida en nuestra tradición salesiana y a la que nos invita el papa Francisco en su Exhortación Apostólica Gaudete et exsultate.

Que nuestra Madre, María Auxiliadora, dada a Juanito en el sueño de los 9 años como “la maestra, bajo cuya enseñanza se puede llegar a ser sabio y sin la cual toda sabiduría resulta necedad”, nos tome de la mano y nos acompañe con mirada materna en el camino de la santidad.

 

 

Ángel Fernández Artime

Rector Mayor

Francisco: “El cristiano debe ser sal y luz para los otros” Esa es la “santidad de todos los días”

 

Santa-Marta-2
(ZENIT ).- “Ser sal y luz para los otros, sin atribuirse méritos” es el “simple testimonio habitual”, la “santidad de todos los días”, a la que está llamado el cristiano, ha anunciado el Papa Francisco en la Misa celebrada esta mañana, en la Capilla de la Casa de Santa Marta.

Es un testimonio –ha aclarado el Santo Padre– de “todos los días, que inicia por la mañana, cuando nos despertamos, y termina por la noche, cuando nos vamos a dormir”.

“Parece poca cosa”, advierte Francisco, pero el Señor “con pocas cosas nuestras hace milagros, hace maravillas”. Por lo tanto, es necesario tener esta actitud de “humildad” que consiste en buscar solamente ser sal y luz.

Siempre al servicio

“Sal para los otros, luz para los otros, porque la sal no se sazona a sí misma, siempre al servicio. La luz no se ilumina a sí misma, siempre al servicio. Sal para los otros, pequeña sal que ayuda en las comidas, pero pequeña. ¿En el supermercado la sal se vende por toneladas? No… En pequeñas bolsitas, es suficiente”.

“Y después –ha continuado– la sal no se vanagloria de sí misma, porque no se sirve a sí misma. Siempre está allí para ayudar a los demás: ayudar a conservar las cosas, a condimentar las cosas. Siempre está el testimonio”.

Santidad de cada día

El Pontífice ha señalado que el Señor nos dice: “Tú eres sal, tu eres luz”, y ha exhortamos a que renunciemos a tener ningún mérito. Pues, nosotros cuando comemos –ha expresado– no decimos: “¡Ah, qué rica la sal! ¡No!: “Rica la pasta, rica la carne, rica…”. No decimos: “Qué rica la sal”. De noche cuando vamos para casa, no decimos: “Qué buena la luz”, no. Ignoramos la luz, pero vivimos con aquella luz que ilumina. Ésta es una dimensión que hace que nosotros cristianos seamos como anónimos en la vida.

“No somos protagonistas de nuestros méritos”, ha subrayado nuevamente el Papa al concluir. Por lo tanto, no se debe hacer como el fariseo que agradece al Señor pensando que es santo.

Además, el Santo Padre ha propuesto que al final día, hagamos una “linda oración” y nos preguntemos: “¿He sido sal hoy?” “¿He sido luz hoy?”, y ha concluido diciendo: “Ésta es la santidad de todos los días”.

Consulta Regional Salesianos Cooperadores 2018

1ba6e6a9-686c-409d-a4dd-37eb2f13f393
Durante el fin de semana del 9 y 10 de junio, en Madrid, se reunieron los Coordinadores Provinciales, los Vocales de Formación y Administración junto con alguno de sus Delegados para celebrar la Consulta Regional de junio. Como en otras ocasiones, las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor acogieron este encuentro en su casa madrileña.
La jornada del sábado 9 contuvo la parte formativa fuerte. El tema versó entorno a la importancia del Centro Local como comunidad referente en la vida del salesiano cooperador. Las ideas y las conclusiones compartidas resultaron de gran interés para todos, estando de acuerdo en profundizar el tema en los lugares de origen. Seguidamente se puso en común el estado de las cuentas y la presentación de la convocatoria y el estudio que se está haciendo sobre CSJM.
Durante el domingo 10 se presentó el documento que regula la situación de los Salesianos cooperadores alejados y aspirantes, aunque será un documento que habrá que trabajar durante el próximo año, para llegar a las conclusiones definitivas.
Hubo momentos emotivos en las despedidas de los hermanos que dejaban el cargo de coordinadores y de la SER, y mucho ánimo para los entrantes, que seguro renovarán energías en el trabajo de la asociación.
Terminamos la Consulta con la misa dominical presidida por Samuel Segura y en la mesa con la comida compartida.
Fue un fin de semana intenso pero fructífero que ahora hay que dejar crecer cada uno en su lugar.

Mertxe Martin – Laura Terradillos

 

Rector Mayor celebra la Fiesta del Sacro Cuore

6574839bb00baef40881560df01a940e_XL
(ANS) – En la mañana del 08 de junio de 2018, el Rector Mayor, P. Ángel Fernández Artime, celebró por primera vez en la Basílica Salesiana de Roma, la Santa Misa de fiesta del Sagrado Corazón de Jesús con todos Salesianos que integran la Comunidad de San José y que trabajan en la Sede Central Salesiana, se unieron a la fiesta los laicos que trabajan en los diversos Dicasterios y la Comunidad Inspectorial de la ICP.

 

Escuchemos a nuestros sabios

580475_ancianos_foto610x342
No me refiero en este caso escuchar a los intelectuales, a los especialistas en diversas materias, que también hay que hacerlo, en este caso es escuchar a nuestros ancianos, que acumulan mucha sabiduría, me gusta sentarme a conversar con alguno de ellos son un pozo de experiencia, han vivido mucho y han visto de todo, la sociedad a veces se olvida de ellos, en otras resultan estorbos, molestan, personalmente no parece que así sea.
Son nuestros sabios la voz de la experiencia aunque normalmente predican en el desierto nadie les escucha, pues los más jóvenes piensan que lo saben todo que son los verdaderos sabios, nada más atrevido que la ignorancia o creerse más que nadie, nuestros sabios han vivido muchas batallas, momentos difíciles, noches largas donde pensaban que nunca iba a salir el sol, no lo han tenido fácil, por eso cuando hablan lo hacen sabiendo de lo que hablan, son dignos de admiración y lo que menos merecen es el olvido o no ser escuchados, algunos los critican, pues solo hacen que contar como dicen ellos “sus batallitas”, no se entretienen en escuchar lo que dicen.
Algunos carecen de la formación necesaria pero lo han compensado como decía mi madre con “la universidad de la vida” de la cual son doctores y saben un rato.
Escuchemos a nuestros sabios seguro que aprendemos mucho, seamos más humildes nos irá bien seguro que muy bien.

Alberto López Escuer